Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Higuaín, la salvación de Mourinho

  • Su recuperación permite al entrenador tener más variantes en ataque
Su recuperación permite al entrenador tener más variantes en ataque
Daniel Castellanos - DC Daniel Castellanos - DC

¡Bendito problema el que tiene ahora Mourinho con la recuperación de Gonzalo Higuaín! Contra todo pronóstico, el ‘Pipita’ se ha recuperado de la operación de hernia discal (a la que se sometió a mediados de enero) un mes antes de lo previsto. Una circunstacia que le va a permitir a Mourinho no sólo tener a tres delanteros centro a su disposición, sino que el abánico de posibilidades que se le abre al portugués de modificar su esquema táctico es realmente rico.

 

Es por todos sabido que Mourinho, a lo largo de toda la temporada, no ha movido del su clásico 4-2-3-1, un esquema de juego que le ha hecho triunfar en todos los equipos a los que ha entrenado (Oporto, Chelsea, Inter de Milán y ahora Real Madrid). Sin embargo, pese a que es un sistema de juego pensado para jugar con una única referencia en ataque, ello no implica que, en determinados momentos, se pueda apostar por poner juntos a dos delanteros. Ya ocurrió cuando, tras la lesión de Cristiano Ronaldo, Benzema y Adebayor formaron juntos en la dupla atacante. Y ahora que Higuaín está plenamente recuperado de su lesión, Mourinho va a disponer de más posibilidades de cara al ataque del equipo madridista.

Y es que hay que tener en cuenta que, exceptuando a Adebayor, ninguno de los delanteros del Madrid es un ‘9’ a la antigua usanza. Benzema e Higuaín pueden ser calificados como segundos puntas antes que rematadores de área. Y por poseer esas cualidades tan especiales, Mourinho puede permitirse el lujo de reubicarles unos metros más atrás del área en función de las necesidades.

Tanto el argentino como el francés son dos jugadores a los que les gusta asociarse con sus jugadores, y están acostumbrados a jugar fuera de la posición de delantero centro. El ‘Pipita’, por ejemplo, en sus dos primeras temporadas en el Real Madrid jugó muchos partidos de extremo derecho. Mourinho, al igual que hiciera con Eto’o en el Inter, podría colocarle en esa posición en detrimento de Di María, y aunque al argentino se le vería menos por el área, su capacidad de sacrificio y de llegar por sorpresa desde la segunda línea harían mucho bien al equipo.

Benzema, por condiciones, no está tan capacitado para ejercer en un momento dado de extremo, pero sí que puede ser colocado en la banda izquierda para desde allí hacer diagonales hacia la portería rival y armar como él solo sabe hacer su letal disparo. Es un jugador que también sabe combinar con sus compañeros, por lo que podría ocupar en un momento dado la posición de mediapunta por detrás de Higuaín o Adebayor, dejando a Özil o Di María escorados a la derecha.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información