Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Un francotirador de élite que deja boquiabierta a toda Europa

  • Sneijder se convierte en la sensación del torneo y revaloriza su cotización
Defensa  Central Defensa Central
La selección holandesa ha encontrado, en Wesley Sneijder, a su mejor figura que puede marcar el camino hacia la final de la Eurocopa. El madridista ha sido protagonista en las victorias del combinado "Oranje", ante Italia y Francia, y se ha convertido en el líder de un equipo que ha vuelto a ganarse a puño el sobrenombre de "Naranja Mecánica".

Sneijder, que ha sido elegido jugador del partido en los dos encuentro que ha jugado su selección en esta Eurocopa, ha demostrado que es un "pelotero" nato, un gran pasador, creador de juego, además de un "tirador de élite", tal y como le definió Gregory Coupet, portero de Francia, tras el 4-1 ante la Bleu. En definitiva, un peligro constante para la defensa rival. Sneijder reconoce que está "en forma", aunque humildemente añade, "como todo el equipo".

Al igual que si instructor, Ronald Koeman, Sneijder es un especialista en las jugadas a balón parado. El holandés parece que lanzara las faltas con escuadra y cartabón, con un poder de precisión encomiable, y sin importarle el pie con el que tenga que lanzarla. Derecho o izquierdo, la exactitud con la que coloca el balón, es la misma. "Koeman me hizo tomar conciencia de mi potencia de lanzamiento y me explicó que no hay que coger demasiado impulso antes de lanzar", explicó Sneijder.

Además, el holandés se ha encontrado con una ventaja importante, las características del balón utilizado en esta Eurocopa, el "Europass": "Es un balón perfecto para los que, como a mí, nos gusta probar suerte desde lejos. Coge una velocidad increíble".

"Ahora o nunca"

Pero además de sus cualidades como futbolista, Sneijder tiene una gran calidad humana, lo que le ha convertido en uno de los favoritos entre la prensa, e incluso uno de los más querido dentro del vestuarios. Él es quién se encarga de alzar la moral de los jugadores antes de los partidos, convirtiéndose incluso en el DJ "oranje". Bajo la autorización de Marco van Basten, Sneijder difunde la música estilo groove, destinada a "desconectar de todo".

"Considero que el silencio, antes de un partido, estresa más a los jugadores. Antes del partido frente Italia, conecté mi MP3 y la música nos permitió relajarnos", explica el jugador. Quizá esa puede ser la clave de la inconmensurable trayectoria del equipo holandés en esta Eurocopa, que podría ser la suya. Sneijder sabe que puede ser "ahora o nunca" porque "este equipo tiene mucho talento, madurez, velocidad y un gran instructor. Si seguimos con los pis en el suelo, podemos seguir creyendo en el título", concluyó un esperanzado Sneijder.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información