Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Madrid venció en Inglaterra con gol de Cristiano Ronaldo y se medirá al Barça en 'semis' de Champions

  • El Madrid volvió a ganar al Tottenham y certificó su pase a semifinales de la Liga de Campeones ocho años después de la última vez en la que lo logró.
Tottenham 0-1 Real Madrid
David Jorquera - La Crónica David Jorquera - La Crónica

Mourinho no quería confianzas de ningún tipo y puso firmes a los suyos desde el inicio. Temía el ambiente de White Hart Lane y cualquier pequeño despiste en campo inglés, por la pasión que pone su gente, vale doble. Por eso, la mejor forma de meterle cloroformo al partido era mantener el cuero en posesión, dormirlo y, siempre que fuera posible, soltar algún latigazo que pudiera sentenciar la eliminatoria.

Poco le faltó a Özil para clavar el guión a los dos minutos de partido, sin embargo, le faltó la fuerza necesaria para cruzarle el telegrama que le envió a Gomes desde dentro del área. El Tottenham estaba fuera pero tampoco se veía ese acoso y derribo que se podría esperar de un equipo británico jugando en su casa. Ni siquiera a base de balonazos al área de Casillas. Bien es cierto que el balón era del Madrid en esa zona media. En la que, jugando horizontalmente, le daríamos el calificativo de ni fú ni fa.

Casillas sólo tocó el balón en un par de despejes en su área. Era el mejor de los síntomas. Olía a pacto de no agresión aunque éste no era tal. Se lo saltó de mala manera Carvalho, que se pasó de frenada en una entrada y vio una tarjeta que le impedirá estar ante el Barcelona. Los malpensados auguran que igual pudo provocarla para garantizar su presencia en el partido de vuelta de semifinales, teóricamente siempre más importante que el de ida. Nunca lo sabremos. Como tampoco acertaremos a conocer que llevó a Gomes a meter una mano casi milagrosa a un cabezazo a la remanguillé de Ramos tras un córner. Fue un manotazo poco estético, feo. Eso sí, efectivo. Como efectivo era el resultado que se llevaba el Madrid al vestuario. Empate a poco y, con la salvedad de la amarilla de Carvalho, poco agobio para el cuerpo.

Ficha Técnica

Tottenham 0: Gomes; Corluka, Gallas, Dawson, Assou-Ekkoto; Lennon (Defoe. min. 60), Huddlestone (Sandro, min. 71), Modric (Kranjcar, min 83), Bale; Van der Vaart; y Pavlyuchenko.

Real Madrid 1: Iker Casillas, Sergio Ramos (Granero, min. 56), Raúl Albiol, Carvalho, Arbeloa, Khedira, Xabi Alonso (Benzema, min. 75), Marcelo, Cristiano Ronaldo (Kaká, min. 65), Özil y Adebayor.

Goles: 0-1. Min. 50. Cristiano Ronaldo desde fuera del área sorprende a Gomes, que comete un error garrafal en la recepción del balón.

Incidencias: 36.240 espectadores llenaron White Hart Lane. 8 grados. Humedad 57 por ciento. Césped impecable.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Mostró cartulina amarilla a Carvalho (39''), Granero (80''), del Real Madrid.

El poco nervio que podía aparecer en las canillas de los jugadores del Madrid se marchó de un plumazo gracias Gomes. Ese portero capaz de lo mejor y de lo peor en un intervalo de minutos. Hoy le tocó sacar lo peor de su repertorio cuando, en un lanzamiento de Cristiano desde fuera del área, se comió literalmente el cuero. Manos blandas, de mantequilla, con aceite o como le queramos llamar. El caso es que el balón estrellado de la Champions hizo honor a su nombre y se estrelló contra la red de la portería local. Por si había alguna duda Cristiano y Gomes la disiparon. El Madrid era semifinalista.

A partir de ahí fue el Tottenham el que tiró de corazón y raza para, al menos, regalarle a su afición un gol ante el Madrid en la eliminatoria. Ni por esas. Defoe se encontró con el poste en un cabezazo y la defensa blanca se puso morada, y no precisamente por el tono de su camiseta, a despejar balones de cabeza. Ahí se multiplicaron un enorme Carvalho y un solvente Albiol. El Madrid volvió a las semifinales de la Champions ocho años después de la última vez en la que lo logró. El madridismo ha rejuvenecido gracias a Mourinho y sus chicos y sólo le queda quitarse del medio a ese Barcelona que va a convertirse en el compañero de fatigas de los blancos en las próximas semanas. Volver a Londres para levantar la Décima depende de ese doble enfrentamiento. Por si las moscas, más de uno ya tiene reservado billete de vuelta a Inglaterra para mayo. Con este Madrid nada es imposible.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información