Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El madridismo, un ejemplo de respeto

  • Sin incidentes ni antes, ni durante ni después de la final de Copa.
Sin incidentes ni antes, ni durante ni después de la final de Copa
Daniel Castellanos - DC Daniel Castellanos - DC

Un partido como es la final de la Copa del rey hay que tomárselo como lo que es, que no es otra cosa que la gran fiesta del fútbol español. Es el escenario ideal para dejar a un lado la rivalidad deportiva con el Barcelona y disfrutar de un día de fiesta que pocas veces pueden disfrutar los aficionados a este deporte.

Y los madridistas dieron todo un ejemplo de cómo pasárselo bien en un partido de esta índole sin la necesidad de tener que faltar el respeto al rival, en este caso al Barcelona. La ‘Marea Blanca’ copó desde casi primera hora de la mañana la V.I.P Zone reservada para la afición del Real Madrid, y en ningún momento protagonizaron altercados con los 20.000 barcelonistas desplazados también a la ciudad de Valencia.

Enfundados en su camiseta blanca del Real Madrid, y dejando ver además muchas banderas de España, dentro del estadio su comportamiento fue también ejemplar. No dejaron un solo momento de animar a su equipo, y lo más importante de todo: a la hora de que sonara el himno nacional español, su voz atronadora se sobrepuso no solo a los 120 decibelios a los que atronaba la megafonía del estadio de Mestalla, sino también a los maleducados de siempre que silbaron los acordes del himno en los instantes previos al comienzo de la final.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información