Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Nace 'La Niña Llourinha'

  • El periodista Víctor Lozano sigue rozando el esperpento al hablar del Madrid
El periodista Víctor Lozano sigue rozando el esperpento al hablar del Madrid
El Infiltrado - Defensa Central El Infiltrado - Defensa Central

Muchos aficionados madridistas saben de sobra quien es Víctor Lozano. No es que sea un antimadridista obsesivo, sino que lo suyo empieza a sobrepasar lo enfermizo. La frustración que debe sentir en su ser interior este hombre es tal que, en vez de alegrarse del triunfo del Barcelona en el Bernabéu la semana pasada, sigue con su cruzada despiadada hacia todo lo que vista de blanco. Ahora la víctima es José Mourinho, al que se ha atrevido a crearle una muñeca. ¿Son ecos de algún trauma infantil del señor Lozano?

Se puede pensar que sí. A lo mejor el tal Víctor Lozano se ve de alguna manera reflejado en José Mourinho, porque sólo así se puede explicar la disparatada descripción que hace del técnico portugués o, mejor dicho, el de la 'Niña Llourinha':

La muñeca 'Llourinha', la que llora, la que se queja de los granos en el culito, la que se tira pedos y la que vomitabilis cuando habla, resulta que es la que más éxito tiene entre los fieles madridistas. En el Bernabéu se han
agotado sus existencias y ahora sólo la puedes encontrar en alguna Fiesta Mayor de pueblo, pero con la necesidad de hacerse con ella lo antes posible y comprar rápido el 'boleto' porque por una vez, lo de 'corre, corre, que me la quitan de las manos ', es rigurosamente cierto. La 'Llourinha' es una muñeca mocosa, consentida y maleducada, capaz de hacer cualquier travesura con tal de conseguir lo que se propone. Y si no lo consigue, llora, inventa excusas y dice que el 'Profe' le tiene manía, para luego reírse de todo lo que le rodea.

Las existencias de esta Niña Llourinha están, efectivamente, agotadas. Al igual que se agotaron hace tiempo los orinales en las inmediaciones del Camp Nou para que todo aquél que quiera sujetarle la 'chorra' a Guardiola pueda hacerlo sin pudor alguno, como diariamente hace este Víctor Lozano. Un periodista que, pese a acusar a Mourinho de llorón, a él tampoco se le da mal el 'circo' de la lágrima fácil. Y si no lean el siguiente fragmento, el que da una peculiar versión de los hechos de la eliminatoria de las semifinales entre el Inter y el Barcelona de la temporada pasada:

Llegamos al capítulo Olegario Benquerença, compatriota de Mou, el más grave de todos por la magnitud del atracoy porque fue contra el Barça, precisamente el equipo que según él recibe tratos de favor arbitral. En la ida, el hombre de la media en la cabeza y la pistola de agua, presionado por Mueve y Figo desde la banda, concedió un gol de Diego Milito en un claro fuera de juego, robó al Barça un penalti catedralicio a Alves y no pitó una falta a Messi previa al segundo gol italiano. A la vuelta, Mou se queja de la roja clara a Motta que le mostró el belga Frank de Bleeckere-quien pitará hoy-, pero no habla del gol mal anulado a Bojan en el último minuto, que habría clasificado el Barça por en la final.

Víctor Lozano demuestra aquí que, cuando fue al colegio, tampoco debió ser un alumno demasiado aplicado, ya que le falla la memoria. O eso o bien miente intencionadamente para hacer creer a su parroquia que es un ser superior en comparación a lo que ahora denominan 'La Central Lechera' de Florentino Pérez. Haz un ejercicio de memoria, Lozano, y acuerdate como fue el gol de Piqué en el Camp Nou ante el Inter. ¿No te acuerdas que fue en fuera de juego? ¿No te enseñaron en la facultad de periodismo que omitir parte de la verdad de una información se llama MANIPULACIÓN? ¡Que fallo el tuyo, señor Lozano! Y yo que pensaba que te habían dado el título de periodismo de manera legal, y resulta que no, que te lo dieron en una tómbola. Me cachis en la mar...

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información