Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Real Madrid debe romper relaciones con el FC Barcelona

  • Los madridistas no nos vamos a dejar amedrentar con amenazas.
Editorial Defensa Central
Defensa Central - Editorial Defensa Central - Editorial

Después de un tiempo amagando con meterle el dedo en el ojo al Real Madrid como Institución, Sandro Rosell sacó en el día de ayer toda la caballería para atacar al conjunto blanco de una forma despectiva y amenazante. Con el único objetivo de decirle a todo el mundo que su club, el Barcelona, rompería relaciones con el Madrid si se producen situaciones como las vividas durante los enfrentamientos entre ambos equipos en la recta final de la temporada. Después de esto, el que debe tomar cartas en el asunto es el Real Madrid y, por tanto, la Institución. La mejor forma, rompiendo relaciones con el Barcelona. Así, directamente.

Y es que los madridistas ya estamos cansados de tanta monserga procedente de Barcelona. Si Rosell quiere romper relaciones con el Madrid que lo haga. Ningún seguidor blanco se pondrá a llorar por ello. Es más, la gran mayoría se alegraría. Ya vale de recibir bofetadas a diestro y siniestro y poner la otra mejilla como si fuéramos los tontos de la película. Eso se debe acabar. Rosell ha amagado pero es el Madrid el que debe dar el golpe: romper relaciones con el Barcelona ya mismo. Mejor hoy que mañana, mejor mañana que pasado.

Se han reído de nosotros durante toda la temporada. Nos han bautizado como la central lechera, la meseta, la caverna y toda una serie de tonterías para desviar la atención de la realidad. Por eso (con perdón) les jode que Mourinho diga verdades como puños. Se pensaban que el portugués se iba a poner a cuatro patas y no lo ha hecho. Se ha puesto en pie, con la cabeza bien alta y ha sido el único que verdaderamente ha defendido al mejor club de la historia del fútbol. Las buenas palabras de Valdano eran eso, palabras musicales, pero la furia y la pasión, además del amor por el escudo, sólo lo ha puesto Mourinho. Por eso han intentado machacarle, hundirle, sancionarlo y maniatarlo. Pero no podrán con él. Ni con Mourinho ni con toda la afición del Madrid.

Nosotros no necesitamos ningún tipo de relación con el Barcelona ¿Para qué? Somos rivales deportivos, que nos encontraremos en el campo y pelearemos por nuestros objetivos. Punto y final. Así que si el señor Rosell quiere romper relaciones con el Madrid ya estamos tardando en hacerlo nosotros antes. La central lechera sabrá vivir perfectamente sin el Barcelona, el problema para la culerada es que ellos no saben vivir sin nosotros ¡¡HALA MADRID!!

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información