Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Gil Marín se viste de Judas

  • El consejero delegado rojiblanco traicionó la palabra dada a Florentino Pérez para el traspaso del Kun
El consejero delegado del Atlético rompió su palabra sobre el traspaso del Kun
Defensa Central - D.V. Defensa Central - D.V.

A veces, el que habla de traiciones es el que más tiene que callar. Es el caso de Miguel Ángel Gil Marín, que en más de una ocasión ha reiterado que sería una traición por parte del Madrid llevarse al Kun Agüero. Sin embargo, según explica ecoDiario.es, el consejero delegado del Atlético fue quien se vistió de Judas ante los ojos de Florentino Pérez para evitar el traspaso del argentino al Real Madrid.

Al parecer, el fichaje de Agüero por el Real Madrid estaba cerrado con el jugador e incluso con el Atlético de Madrid. Aunque no hubiera papeles de por medio, los pactos verbales entre caballeros suelen terminar llegando a buen puerto. Pero eso no ha ocurrido en el caso del Kun. Todo comenzó el pasado mes de enero, cuando José Mourinho reclamó al club blanco un delantero ante la ausencia de Higuaín y el bajo rendimiento de Benzema. Los ojos de Florentino Pérez se posaron sobre el Manzanares, y los blancos estaban dispuestos por entonces a tirar la casa por la ventana para hacerse con el delantero argentino.

Sin embargo, las conversaciones entre Gil Marín y la cúpula blanca dejaron en claro la posibilidad que tendría el Madrid de ahorrarse el IRPF de la operación si esperaba al verano. O eso fue lo que prometió el consejero delegado del Atlético, aunque luego no haya cumplido. El Madrid firmó un pacto tácito con el Atlético, según el cual no trataría de llevarse al Kun dejando al equipo rojiblanco sin su máximo referente a mitad de temporada. A cambio, el conjunto del Manzanares facilitaría su salida una vez finalizara el curso. El Madrid logró la cesión de Adebayor y se olvidó de Agüero momentáneamente.

Pero con la llegada del verano, el Madrid volvió a fijar su objetivo en el argentino. Y cuál sería su sorpresa al ver la reacción de Gil Marín amenazando con llevarle ante Hacienda si se pagaba la cláusula del futbolista para sacarlo del Calderón. A pesar de que el acuerdo con el jugador es total y de que Agüero ya se ha declarado en rebeldía, el Atlético se niega a vendérselo al Madrid por la cifra apalabrada.

Y Florentino no negocia con terroristas. El Madrid no tiene intención alguna de abonar el IRPF después de lo sucedido y cuenta con la ventaja de que el tiempo corre a su favor. Probablemente habrá que esperar al final del verano para conocer el destino definitivo de Agüero, pero si la guerra fría termina del lado merengue el Kun acabará vistiendo de blanco. Si no es así, Florentino deberá pensarse qué precio estaría dispuesto a alcanzar por el delantero y si merece la pena sacarlo del Calderón por las malas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información