Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Un 'santo' injustamente crucificado

  • Iker Casillas está sufriendo una campaña de desprestigio por parte de la prensa
Iker Casillas está sufriendo una campaña de desprestigio por parte de la prensa
Defensa Central Defensa Central

Nadie dijo que ser el capitán del Real Madrid fuera fácil. Pero en su poco más de un año como líder madridista, Iker Casillas está comprobando que llevar el brazalete merengue acarrea mucha responsabilidad y coloca a su portador en una diana imaginaria. Porque ahora se analiza al detalle cada acción del mostoleño, quien, como todo el mundo, puede cometer errores.

El portero madridista solo hace lo que cualquiera haría en su situación, defender a su club y a sus compañeros. De ahí que declarara al final del encuentro del pasado miércoles que Cesc "seguramente se habrá tirado, como siempre". No cabe duda que el cancerbero cometió el error de juzgar sin haber visto la acción por televisión, aunque en su defensa hay que señalar que esto no es más que un ejemplo del famoso cuento de 'Pedro y el lobo'

La metáfora del mismo viene a señalar que cuando uno simula ser víctima de algo sin serlo, luego cuando le sucede realmente es posible que nadie le crea. Es decir, que en este caso es entendible que Casillas sospechara de la acción cuando los compañeros de Cesc se habían pasado gran parte del partido perdiendo tiempo y simulando lesiones que realmente no tenían. Hasta el momento eso era lo que se venía viendo, hasta que Marcelo hizo su falta al centrocampista.

Pues bien, este error entendible ha dado pábulo a sus detractores y al periodista Manolo Lama para comenzar una campaña de desprestigio hacia el portero. El narrador de la Cadena Cope señaló que "No reconozco a Casillas. El Madrid olvida que no hay que ser macarra para ganar". Una crítica curiosa proveniente de alguien que utiliza el apodo de el 'santo' para el madridista y que hasta el momento, guardaba buenas palabras para el portero de la selección.

A muchos ya se les ha borrado de la mente la imagen de Casillas levantando la Copa del Mundo. Por aquél entonces el '1' madridista era endiosado y elevado a los altares del fútbol por darle el título a la 'roja'. Trece meses después algunos ya no pueden ni verle, simplemente por defender sus intereses y a su club. A poco les importa ya que Casillas sea un ejemplo de persona, tanto dentro como fuera del campo. Que sea uno de los futbolistas más generosos y humanitarios. Ha bastado un error para crucificarle, tal y cómo se está haciendo en los últimos días con Mourinho y el madridismo. Sin embargo, Casillas no ha cambiado. Sigue siendo ese chico que no es "galáctico, sino de Móstoles". Y fundamentalmente, sigue siendo madridista.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información