Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La tremenda importancia del balón parado

  • El Madrid, gracias a sus jugadores y a su técnico es una bestia en las jugadas de estrategia
Carlos Carrasco - La Opinión
Carlos Carrasco - La Opinión Carlos Carrasco - La Opinión

Veo en la televisión un resumen del Madrid-Galatasaray y constato dos cosas. La primera que no se trató de un gran partido y la segunda que, a balón parado, el equipo madridiista es un conjunto temible. El cabezazo imperial de Sergio Ramos lo demuestra sin paliativos. El Madrid de José Mourinho prepara las jugadas de estrategia con un mimo y una minuciosidad que hacía tempo que no recordaba. Incluso mejor que en la primera época de Fabio Capello al frente del banquillo blanco.

Y hace muy bien en tenerlas tanto en cuenta. Porque, aunque suene a tópico, cada vez es más cierto que las jugadas de estrategia son determinantes en un fútbol tan competitivo como el actual. Hoy en día, cualquier equipo puede trabarle el partido al mejor de los conjuntos. Es entonces cuando el balón parado cobra una relevancia capital.

Imaginen que el Real Madrid se encuentra con un equipo mediano. De esos que no ganan campeonatos, pero si juzgan a quien puede conquistarlos. Me refiero a esas escuadras correosas contra las que resulta más que complicado acertar tres pases seguidos. Minuto 80 de partido y falta al borde del área. La tira Cristiano... Y anota. Tres puntos de oro que sirven para seguir peleando por la liga. 

Siguiendo con la 'ficción'. Eliminatoria de Champions que se complica. Se juega fuera y es necesario un gol para pasar. Karim y el 'Pipa' no están acertados de cara a gol y Cristiano también lo ha intentado varias veces sin fortuna. Después de desbordar a su par e intentar el centro, Marcelo, Coentrao O Di María fuerzan un corner. Lo va a lanzar Xabi Alonso. Con su clase habitual pone el cuero en la cabeza de Ramos o de Carvalho en una jugada similar a la del partido del otro día y éstos envían el balón a gol de un precioso testarazo. El encuentro termina y el Madrid es finalista de la Champions.


Volvamos a la realidad. Pueden parecer escenarios descabellado, pero creo sinceramente que no es así. Pese al gran juego exhibido por los madridistas en la Supercopa, el mayor peligro para los culés llegó a balón parado. El gol de Benzema, el de Xabi y también el de Cristiano... El Madrid es una bestia en las jugadas de estrategia. Mérito de Mourinho y de unos jugadores entregados, que están al 100% con su entrenador. 

Con hombres como Cristiano o Sahin para lanzar las faltas, con Xabi u Özil  para botar los saques de esquina y con rematadores de la talla del propio CR7, Ramos o Carvalho para llevarlos a la red, los de Concha Espina andan muy bien servidos en este aspecto del juego.

Por una vez, y sin que sirvan de precedente, hagan caso al tópico. Las jugadas de estrategia son vitales en el fútbol actual. No caigan en el error de pensar que son un recurso de equipo defensivo. Los córner y las faltas al borde del área hay que propiciarlas. Y para hacerlo nada mejor que jugar al ataque.

Puede seguir a Carlos Carrasco en Twitter: @carlosvcg

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información