Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Kaká: la resurrección del talento

  • El brasileño se reivindica cada vez que Mourinho le brinda una oportunidad
En La Romareda quedó claro que el centrocampista puede tener sitio en este Madrid
Felipe de Luis Felipe de Luis

Ricardo Izecson Dos Santos Leite, conocido por todos como Kaká, está dispuesto a demostrar sobre el terreno de juego que puede volver por sus fueros, que puede retornar a ese fútbol que maravilló a media Europa no hace tanto tiempo. En la Romareda, diez minutos le bastaron para fabricar un gol de bellísima factura (el quinto) y para ser cómplice del sexto, obra de Cristiano.

El verano no ha sido sencillo para Kaká. Los medios de comunicación se han empecinado –sobre todo en Italia- en colocarle lejos de Chamartín. El brasileño se ha mantenido firme en su postura de quedarse en el Real Madrid y ajeno a todo tipo de conjeturas que le apartaban de la protección de José Mourinho.

Es más, el luso ha venido contando con él desde que se iniciara la pretemporada ante los ‘Galaxy’ e incluso el brasileño ha tenido la oportunidad de ser miembro del plantel titular en la época de preparación estival, como ya ocurriera en el ‘Trofeo Bernabéu’. Bajo ningún concepto ha mostrado nunca la intención de abandonar la entidad blanca. De hecho, su comportamiento siempre dentro y fuera del césped siempre ha sido ejemplar.

En la recta final de la pasada temporada, Kaká volvió a sentirse futbolista. Esto quedó patente en choques como el de Mestalla, donde el centrocampista colaboró con la goleada de los blancos (3-6), con un tanto inconmensurable. En el arranque liguero del Real Madrid esta temporada, el brasileño ha demostrado no haber olvidado las virtudes que un día le hicieron ser el merecido ganador del ‘Balón de Oro’: imaginación, ritmo en su juego y mucha técnica en el golpeo.

Al parecer, Leonardo, viejo conocido de Kaká y actual técnico del PSG, le ha tentado en varias ocasiones, pero el brasileño se ha reunido con Mourinho y éste le ha transmitido que está en condiciones de pugnar por un puesto en su once tipo. Kaká no necesitaba más que una mínima muestra de confianza para seguir peleando.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información