Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Madrid ansía volver a gritar gol

  • Mourinho quiere que el Madrid recupere el buen juego y, sobre todo, su faceta anotadora. El Rayo podría ser la víctima propicia para los Cristiano, Benzema y compañía.
Real Madrid - Rayo (20.00)
David Jorquera - La Previa David Jorquera - La Previa

El Real Madrid recibe en el Bernabéu al Rayo Vallecano con el objetivo de borrar de un plumazo la imagen dada en los dos últimos partidos ante Levante y Racing de Santander. Mourinho quiere reconciliar al equipo con la afición y, de paso, regalar una buena tarde de fútbol y, si es posible, de goles. De muchos goles.

El Real Madrid ahora mismo es un gigante enfadado. Viene de no hacer los deberes ante Levante y Racing de Santander, dos equipos llamados a hacer el pasillo de honor a los blancos, pero que se le subieron a las barbas a los de Mourinho, con la consiguiente resaca en forma de las clásicas palabras ‘crisis’, ‘tropezón’ o ‘error’.

Alineaciones probables:

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Varane, Marcelo; Khedira, Xabi Alonso, Di María; Özil o Kaká, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Rayo Vallecano: Dani; Tito, Arribas, Jordi, Casado; Movilla, Javi Fuego; Piti, Michu, Pacheco; y Tamudo.

Árbitro: Paradas Romero (Comité Andaluz).

Estadio: Santiago Bernabéu.

Hora: 20.00 (Gol TV, Canal Liga)

La visita del Rayo Vallecano lleva consigo esa doble moral que alerta de que puede ser un equipo de la cuerda de Levante o Racing o el típico equipo que puede pagar los platos rotos en forma de goleada. Ya lo alertó Mourinho, de forma indirecta, en la rueda de prensa de ayer. Y es que, a buen seguro, el portugués espera de los suyos una goleada en el Bernabéu. Dos partidos sin marcar son demasiados para un equipo en el que habitan Cristiano, Benzema, Higuaín, Özil, Di María o Kaká.

Es verdad que el Madrid ha ido de más a menos en este arranque de temporada pero no es menos cierto  que ya desde el pasado curso se demostró que este equipo sufre más contra los equipos pequeños que contra los grandes. Un extraño fenómeno, sí, pero estadísticamente probable. Si Valencia o Sevilla se llevaron seis goles en su propio feudo, otros como Mallorca o Levante consiguieron dejar al Madrid a cero. Es cuestión de estilo. Al Madrid le cuesta abrir los cerrojos, sin embargo, a campo abierto es como el mejor de los tigres atrapando a su presa. Una característica que se acentúa en los partidos fuera de casa. En el Bernabéu las reglas son distintas. Tanto que no sería de extrañar que el Rayo saliera goleado esta noche. Avisados por Mourinho están los de Vallecas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información