Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Di María: magia antes de la tragedia

  • El extremo es el máximo asistente de la Liga, pero su lesión en los isquios tiene muy mala pinta
Dio tres asistencias en la primera mitad y se rompió al comienzo de la segunda
Felipe de Luis Felipe de Luis

Ya ha dejado de ser una novedad para convertirse en una extraordinaria costumbre. Ángel Di María tiene en la pierna izquierda su mejor arma. Aunque según lo que hemos visto en esta temporada, no sólo para marcar tantos, sino para crearlos, para regalarlos. Con las tres asistencias en el día de hoy, el extremo suma ya diez y en esta faceta se coloca en lo más alto de la Liga BBVA. Su primera mitad de ensueño ante el Osasuna se vio ensombrecida por su desafortunada lesión al comienzo del segundo acto.

Ángel Di María estaba cuajando uno de sus mejores encuentros con la camiseta del Real Madrid cuando se vio obligado a retirarse, a causa de unas fuertes molestias musculares. Su participación en el juego del equipo blanco se ha transformado en imprescindible. No en vano, son ya diez los goles que, de manera indirecta, han salido de sus botas. El Osasuna no se libró de los pases del ‘Fideo’. Ni mucho menos.

El primer y segundo tantos fueron similares: centros precisos desde la banda derecha, que cabecean Cristiano y Pepe. Importancia vital tuvo el segundo, ya que vino poco después del sorprendente empate de Ibrahima. No contento con ello, el argentino le cedió (esta vez desde el centro y a modo de pase en profundidad) el tercero a su compatriota Higuaín.

Ni Messi, ni Iniesta, ni Xavi, ni siquiera el propio Cristiano, que también ha tenido la oportunidad de colocarse la elástica de asistente en esta temporada, pueden igualar los registros de Ángel Di María: diez asistencias que le situán como el hombre a seguir en esta faceta del juego.

La segunda mitad se presentaba como una inmejorable oportunidad para que el extremo continuara con su exhibición, pero el destino se torna cruel en ocasiones. El argentino peleó por evitar que un balón saliera por línea de banda y en una maniobra poco ortodoxa, se hizo daño en la parte posterior del muslo. Tanto, que salió en camilla y con lágrimas en los ojos. Mourinho le buscó con la mirada para cerciorarse de lo sucedido. El futbolista le confirmó lo peor: su rostro reflejaba gravedad. A la espera de pruebas, el club ha informado de que sufre una lesión en la musculatura isquiosural del muslo izquierdo. El Bernabéu se levantó para despedirle con una sonora afición. Espera que muy pronto ‘el Fideo’ vuelva a regalar goles.

Player Video...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información