Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Turienzo lo buscó e Iturralde, a rematarlo

  • El colegiado vasco amenaza con lograr lo que no pudo Turienzo la temporada pasada
El pasado curso el Real Madrid sufrió un arbitraje vergonzoso en Gijón
Defensa Central Defensa Central

El Real Madrid recibió la temporada pasada un arbitraje bochornoso en El Molinón. Los blancos lograron imponerse por 0-1 y de milagro al Sporting en un partido marcado por la falta de personalidad de Turienzo Álvarez, que pudo costar cara a los blancos en un encuentro bronco en el que el público jugó literalmente el papel de jugador número doce de los asturianos, ya que casi arbitró por el colegiado. Hoy, Iturralde González amenaza con lograr lo que no consiguió su homónimo.

El colegiado vasco intentó sobreponerse al ambiente encendido del feudo sportinguista en un principio, pero se vio superado por la agresividad de los aficionados locales, que jaleaba cada patada propinada al Madrid y protestaba cualquier contacto de los madridistas con los suyos. En ese sentido, amonestó tanto a Khedira como a Higuaín por dos acciones en las que ambos se revolvieron ante las patadas de los hombres de Preciado, esos jugadores tan “nobles” que defendió ayer en rueda de prensa.

El alemán se revolvió en un rifi rafe con un rival harto de recibir golpes, mientras que el argentino protestó una falta no señalada al borde del área en la que Botía le sacó la bota del pie. El colegiado estaba mal colocado y no pudo ver la acción correctamente, aunque es lógico tener serias dudas de que la hubiera señalado aun habiéndola visto. De hecho, levantó el listón para permitir la sangría sobre Cristiano Ronaldo, que acabó pidiendo más al público y a los rivales con un gesto que pasará a la historia de estos enfrentamientos. Sólo en los últimos instantes expulsó a Botía y porque no tuvo más remedio.

No obstante, no sólo fue en las amonestaciones donde erró Turienzo. Su actuación pudo ser clave si Higuaín no hubiera hecho el 0-1, ya que en el minuto 54 anuló un gol legal al Pipa, por un fuera de juego inexistente. De igual forma, en la primera mitad cortó una jugada de gol en la que Özil se quedaba solo delante del portero por otro fuera de juego que no era por un metro. En todos los momentos clave perjudicó al Real Madrid, que hoy espera lo mismo de Iturralde González. Al menos, los hombres de Mou esta vez llegan advertidos. ¡Manos arriba!

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información