Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¡Dos partidos para Rui Faria!

  • El Comité de Competición castiga aún más al ayudante de Mou tras su injusta expulsión en Gijón
Competición, a cuchillo contra el RM
Defensa Central Defensa Central

El Comité de Competición ha vuelto a demostrar de qué pasta está hecho al imponer una sanción de dos partidos al ayudante de Mourinho y preparador físico del Real Madrid Rui Faria. El portugués fue expulsado el pasado sábado en El Molinón por levantar los brazos en señal de protesta tras una decisión de Iturralde González. Con afán de protagonismo, el colegiado vasco no dudó a la hora de mandar a los vestuarios al luso. Lo lógico sería un encuentro de sanción, pero parece que Competición también quiere ser protagonista cuando se habla del club blanco.

El mismo Comité que no halló voluntariedad en la quinta cartulina de Gerard Piqué, vista ante el Rayo Vallecano en una acción esperpéntica y claramente provocada, sí ha encontrado sancionable la actitud de Rui Faria, que tras ver la roja por nada se marchó al vestuario diciendo "qué vergüenza". Unas palabras que le han costado muy caras, ya que según el Comité encierran menosprecio hacia el colegiado, de forma que se le ha aplicado al técnico el artículo 117 del reglamento: dos partidos de sanción que impedirán al luso estar en el clásico y en el Sánchez Pizjuán.

"He expulsado al preparador físico del Real Madrid C.F., Rui Filipe da Cunha Faría (min. 18), por dirigirse a mí gritándome desde su banquillo y levantándome los brazos, recriminándome una acción del juego. Una vez expulsado se ha dirigido al cuarto árbitro en los siguientes términos: 'Dile que es una vergüenza", escribió Iturralde González en el acta del partido, tratando de perjudicar lo máximo posible al preparador madridista. Un objetivo que ha visto cumplido el colegiado vasco.

La normativa UEFA indica que el sancionado, si se trata de un miembro del cuerpo técnico, no podrá acceder al césped o al vestuario hasta quince minutos después del término del encuentro en cuestión. Por tanto, el preparador madridista no podrá dirigir como acostumbra el calentamiento previo al clásico del próximo sábado ni tampoco en la visita al Sevilla de la próxima jornada. Una forma nueva de tratar de lastrar al equipo blanco sin levantar sopechas, ya que hay pocos preparadores de la calidad del portugués. Una vergüenza con todas las letras y que demuestra una vez más por dónde van a ir los tiros a lo largo de la temporada, con los árbitros y los comités a cuchillo a por el Madrid.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información