Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Un manotazo encima de la mesa

  • Los blancos conservaron el primer puesto con autoridad, goleando al Granada en el Bernabéu por 5-1.
Real Madrid 5-1 Granada
David Jorquera - Santiago Bernabéu David Jorquera - Santiago Bernabéu

El Real Madrid conservó el primer puesto de la Liga gracias a su victoria, cómoda, ante el Granada en el Santiago Bernabéu. Los de Mourinho empezaron  a medio gas, aunque acabaron venciendo por aplastamiento a un Granada que acabó fundido por el esfuerzo. Dos goles de Benzema, uno de Higuaín, otro de Sergio Ramos y el último de Cristiano Ronaldo reflejaron la superioridad del cuadro de Mourinho.

En la previa del partido ante el Granada, Mourinho había afirmado que habría pocos cambios. Al final fueron cinco en relación al partido del pasado martes ante el Málaga, es decir, casi medio equipo. El objetivo era repetir o al menos acercarse a la segunda parte del partido ante el cuadro de Pellegrini. Por nombres así fue, por juego tal vez algo menos.

Y eso que los blancos empezaron bien. Sin grandes alardes, pero mandando. Con Özil manteniendo el cuero y los de Mourinho aculando en tablas a su oponente. Insuficiente para generar peligro en el marco de Roberto, pero justo para que el Granada no se viniera arriba amparado en los gritos de su animosa afición que hizo del Bernabéu una versión madrileña del estadio de Los Cármenes.

En plena faena, el Real Madrid fue encontrando resquicios. Poco a poco, eso sí. En uno de los primeros agujeritos que vio en la defensa visitante hizo diana. Cristiano, con tiempo para pensar, elevó un balón a Özil que tocó a la remanguillé para que Benzema ajusticiara el 1-0. Fue una jugada de billar. De tiro al blanco. Benzema hizo efectiva la brillantez previa por debajo de las piernas del portero. Parecía el principio del fin de los visitantes.

Sin embargo, el Granada tuvo la fortuna necesaria como para empatar en la jugada prácticamente posterior al 1-0. Uche retrató a Marcelo en la banda y Mikel Rico se hizo amigo del poste para apoyarse en él a la hora de empujar un cabezazo a la red de Casillas. Plena efectividad andaluza. Acercamiento y gol. Tal vez una de las pocas posibilidades de puntuar en el Bernabéu era esa, atinar y no se atinado en lo poco que tengas y en lo mucho que te acribillen.

Ficha técnica

Real Madrid 5: Casillas, Lass, Varane, Ramos, Marcelo, Xabi, Khedira, Özil (Kaká 66’), Cristiano Ronaldo, Higuaín (Altintop  83’) y Benzema (Callejón 53’)

Granada 1: Roberto, Nyom, Íñigo López, Diakhaté, Siqueira, Mikel Rico, Yebda (Fran Rico 61’), Martins (A.Gómez 77’), Uche, Dani Benítez e Ighalo (Geijo 65’)

Goles: 1-0 Benzema (19’), 1-1 Mikel Rico (21’), 2-1 Sergio Ramos (34’), 3-1 Higuaín (46’), 4-1 Benzema (50’), 5-1 Cristiano (89')

Árbitro: Muñíz Fernández. Amonestó a Roberto, Higuaín

Estadio: Santiago Bernabéu (81.000 espectadores)

Ese 1-1 dejó un cierto desconcierto en el Madrid. Cristiano lo intentaba pero le fallaba la puntería. Sólo Benzema se dejaba ver de forma efectiva en el ataque blanco. Con varios lanzamientos lejanos que le sacaron alguna cana a Roberto. Pese a ello, fue en un córner como el equipo de Mourinho volvió a poner su nombre por delante en el partido. Özil colgó y Ramos cabeceó a la red. Sin más. El clásico dicho y hecho. El Madrid volvía a estar arriba. Sin florituras, pero mandando. Al descanso la cosa iba 2-1 aunque para el Granada la apretura en el marcador iba a durar poco.

Apenas un minuto después de que Muñíz Fernández decretara el inicio del segundo tiempo el Madrid mató el partido. El encargado de pegar el puñetazo fue Higuaín, que se encontró con una pelota en su hábitat natural, el área visitante. Cogió la escopeta, el chaleco y disparó. Bingo. 3-1para el Real Madrid y ahora ya sí, sentencia final con tufillo a goleada. Con este gol de Zipi (Higuaín), Zape (Benzema) se motivó para seguir engordando su cuenta particular. Özil le dio un pase de 40 metros que Benzema hizo magia con un control de bellas artes y remate inalcanzable para Roberto. Si el 3-1 había noqueado al Granada, este cuarto tanto le había dejado fuera de concurso. Ya era mucho para ellos.

Con uno de los participantes, en este caso el Granada, alejado de la posibilidad de sumar los puntos, la despedida y cierre fue coser y cantar para el Real Madrid. Por si esto fuera poco, Cristiano consiguió romper su sequía en el Bernabéu con un latigazo desde fuera del área que valía la manita. La única pega fue la retirada forzosa de Benzema a causa de un golpe en la pierna. Por lo demás, zurrón lleno de puntos, un buen meneo a la media de goles a favor en Liga de la temporada, y el primer puesto fortalecido sin necesidad de sufrir emociones fuertes. Los turrones ya son historia.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información