Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Leo Messi debería aprender de Pepe

  • El zaguero del Madrid pidió perdón, pero el argentino no conoce esa palabra
El zaguero del Madrid pidió perdón, pero el argentino no conoce esa palabra
Defensa Central Defensa Central

La acción más comentada del último clásico, el pisotón "involuntario" de Pepe sobre el delantero del Barcelona Leo Messi, ha generado muchísimas críticas para el zaguero portugués, antes y después de haberse disculpado. La prensa culé cree que la acción del luso no tiene justificación y opinan que no se trata de un perdón sincero. Sin embargo, en Madrid aún estamos esperando que su mitificado Messi, ese humilde ídolo víctima del luso, pida perdón por el balonazo que le atizó a un aficionado merengue en el Bernabéu.

Seguramente, los culés y los más cabreados con la acción de Pepe consideran el pisotón del luso una acción mucho peor que la del argentino. Sin embargo, deberían pensar todo lo contrario. Messi golpeó una bola que se marchaba fuera hacia el público con todas sus fuerzas, acertó en la cara de un señor y encima se marchó riéndose su propia gracia. No tuvo el valor de dar la cara y pedir perdón al término del partido, y hubo de hacerlo Guardiola, el protector, en su lugar. Una vergüenza que no es comparable con lo de Pepe, pero porque fue aún peor, pagando su propia frustración con alguien que no tenía nada que ver.

En Barcelona se han olvidado de esto, al igual que se han olvidado de la agresión que el propio Pepe sufrió por parte de Villa en la pasada Supercopa. Ahora el central portugués es una lacra para el fútbol y deberían caerle todos los castigos, pero cuando es uno de sus jugadores el que actúa mal sí es justificable o ni tan siquiera se le hace mención. No olvidemos más casos, como los insultos de Piqué en el túnel de vestuarios del Bernabéu en el mismo partido o los insultos racistas de Busquets a Marcelo. Ninguno de ellos se disculpó, demostrando la poca calidad institucional del Barcelona. En el caso del Madrid, Pepe sí lo ha hecho.

En cualquier caso, no se acaban aquí los ejemplos. Desde la directiva culé hay casos aún más graves, como la justificación de Gaspart al lanzamiento de objetos a Figo en su primera visita al Camp Nou como madridista. O casos más alejados en el tiempo, como el pisotón de Stoichkov a Quique Sánchez Flores en el 5-0 al Barça o el que dio al colegiado Urízar en la Supercopa del 90. ¿Recuerdan que pidiera perdón? El madridismo no trata de justificar a Pepe, sabe que ha actuado mal y se lo reprocha. Y él ha respondido pidiendo disculpas. Un honor que no han tenido ni Messi ni ninguno de sus compañeros. En Barcelona deberían aprender a pedir disculpas. Que no lo hagan no significa que sus ofensas sean menores.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información