Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Rusos, el Madrid no es el Sevilla

  • El Sevilla ya vio cómo el equipo moscovita le remontaba hace dos años un 1-1 en la ida
El Sevilla ya vio cómo el CSKA le remontaba hace dos años un 1-1 en la ida
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

El miércoles el Real Madrid afrontará el partido más importante de lo que lleva de temporada, pues recibe al CSKA de Moscú con la intención de hacer valer el 1-1 conseguido en la ida para estar en los cuartos de final de la Liga de Campeones. Sin embargo, los rusos intentarán repetir en la capital de España lo conseguido hace justo dos temporadas, cuando en esta misma eliminatoria eliminaron en el Sánchez Pizjuán al Sevilla tras vencerle por 1-2.

 

La historia podría ir de paralelismos, pues por aquel entonces el CSKA viajó a España también con un resultado adverso de 1-1 que había logrado en el Luzhniki gracias a un tanto del chileno Mark González. Un marcador que colocaba al Sevilla como claro favorito para meterse en los cuartos de final de la competición continental, pero que al final acabó siendo insuficiente ante una escuadra rusa que hizo uno de los mejores partidos que se le recuerdan. Necid y Honda hicieron inútil el tanto de Perotti, por lo que los hispalenses caían eliminados al perder en el Pizjuán por 1-2.

Luego se cruzaría José Mourinho en el camino del CSKA, pues en cuartos de final se enfrentaron los rusos con el Inter de Milan. El resultado de la eliminatoria se decantó claramente para el portugués gracia a dos triunfos por la mínima (1-0), por lo que la escuadra transalpina acabaría alzando la Copa de Europa en la finalísima que se jugaría en el Santiago Bernabéu. Por eso, el Real Madrid puede encarar tranquilo el duelo del miércoles ante los rusos, ya que la presencia del portugués en su banquillo es una garantía de éxito.

El aspecto fundamental es no encajar ningún tanto como hizo en su momento el Sevilla, haciendo lo propio el Madrid en los primeros minutos. Los blancos son conscientes de su gran poderí ofensivo, por lo que un gol temprano podría hacer que la defensa rival cayera como un castillo de naipes. La clave de la derrota sevillista hace un par de temporadas fue los nervios que surgieron cuando el CSKA logró adelantarse en el marcador, los cuales agarrotaron a un inexperimentado conjunto andaluz. Aspecto que convierte las dos situaciones en muy distintas, ya que el Real Madrid ya alcanzó la temporada pasada las semifinales y sabe perfectamente lo que es convivir con la presión de las grandes citas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información