Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Peligro: Llueven balones

  • Se trata de una penosa costumbre que hay en el Reyno de Navarra
Se trata de una penosa costumbre que hay en el Reyno de Navarra
Defensa Central Defensa Central

El Reyno de Navarra suele ser todo un dolor de cabeza para el Real Madrid cada vez que acude allí a jugar el partido. No solo por la pujanza del equipo osasunista, sino también por la de su público y las tretas que acostumbran a emplear para conseguir sacar algún punto de estos enfrentamientos. El  último partido jugado allí, en enero de 2011, dejó la imagen de varios balones cayendo al campo desde la grada con el fin de perder tiempo.

 

 

En Pamplona el público también juega. Aunque a su manera, claro. Si los suyos van ganando, no hay nada como echar balones al campo desde la grada para que el juego se tenga que parar y así perder tiempo. La campaña pasada el Real Madrid perdió por 1-0 y el colegiado del encuentro, curiosamente el mismo que el de esta tarde (Muñiz Fernández) ya consignó en el acta que tuvo que parar el juego hasta tres veces por estos incidentes. La multa consiguiente fue de 602 euros, ampliada en la presente campaña a 3.000 euros y aviso de cierre en caso de reincidencia tras repetirse estos hechos en el partido ante el Athletic.

Está por ver que esta tarde vuelva a suceder lo mismo. Para ello el Osasuna se tendría que poner por delante en el marcador, aunque pocos dudan de que si se produce esto empezarán a llover balones desde la grada. El público rojillo quiere ganar a toda costa y algunos de sus aficionados no dudarán en perjudicar el espectáculo si con eso consiguen arañar unos segundos al crono. Por eso, el mejor antídoto para el Madrid debe ser adelantarse en el marcador y no darles oportunidad de que se comporten de esta manera. Forzarles a que sean ellos los que tengan prisa. Así seguramente se les quiten las ganas de seguir con esta penosa costumbre.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información