Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Webb erosionó al Madrid en el Allianz

  • El colegiado erró en el primer tanto del Bayern y acribilló a amarillas a los blancos
El colegiado erró en el primer tanto del Bayern y acribilló a amarillas a los blancos
Defensa Central Defensa Central

Difícil papeleta la que tenía Howard Webb este martes en el Allianz Arena. Con el pésimo 'currículum' de la final del pasado Mundial de Sudáfrica, el colegiado se plantaba esta noche para dirigir la semifinal de la Liga de Campeones entre el Bayern y el Madrid. Y lo cierto es que el colegiado cumplió con su doctrina: un arbitraje casero con tendencia a dejar jugar a los dos equipos.

En el libreto del colegiado inglés quizás esté estipulado que en los primeros minutos de partido no se debe complicar la vida. Por eso le perdonó una amarilla a Coentrao en el minuto 13 por cortar un contragolpe en el centro del campo, mientras que dos minutos después no señalaba nada cuando Sergio Ramos contactaba levemente en el área con Ribery y el francés se dejaba caer en el área. Un acierto que descompensaría con un error garrafal instantes después, pues Webb concedía el tanto del galo después de que el balón rebotara en la mano de Badstuber y Luiz Gustavo estuviera en claro fuera de juego estorbándole la visibilidad a Casillas.

Fallo grave que marcaba el transcurso del partido, muy encendido ya para esos instantes. El público alemán estaba cada vez más encima suyo y el inglés prefería tomarse con mesura sus decisiones, dialogando si era necesario. No sería hasta el minuto 30 hasta cuando el trencilla sacaría su primera amarilla, muy justa a Badstuber por contrar un contragolpe de Di María en el centro del campo. Cinco minutos después, Robben también se llevaría su amonestación por un plantillazo fuera de lugar sobre Coentrao.

En la segunda parte, Xabi Alonso y Coentrao vieron dos amarillas por dos faltas sucesivas en el centro del campo. Justa la primera, innecesaria la segunda por no estar ya el balón en juego. Poco después, Webb terminaba de soltar el brazo al enseñarle otra amarilla a Di María por hacer una falta y desplazar el balón a continuación. Posteriormente, en el minuto 75, otra amarilla, esta vez para Sergio Ramos. El sevillano medía mal y le hacía una fea entrada a Müller que le costaba justamente el aviso.

Con tantos jugadores apercibidos, los futbolistas del Bayern buscaron una expulsión rápida de alguno de ellos dejándose caer con más facilidad de lo habitual. Y la polémica volvería en el minuto 86 cuando el público alemán reclamó un penalti de Ramos sobre Mario Gómez, pero el zaguero se la sacó limpiamente y el colegiado no se dejó engañar. Sin embargo, aún tenía un par de 'regalitos' más para los madridistas, pues le mostró la amarilla a Higuaín por protestar una acción en el descuento y a Marcelo por una entrada a destiempo sobre Müller. Al menos, el Madrid acaba con once un partido muy bronco que podía haber sido mucho peor para sus intereses de lo que al final fue.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información