Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Los frutos de Mourinho

  • "En los 22 meses que Mourinho lleva en el Real Madrid ya ha cumplido su primer gran objetivo y, a la vez, el más importante: equilibrar las fuerzas con el conjunto catalán"
Jaime de Carlos - La Opinión
Jaime de Carlos - La Opinión Jaime de Carlos - La Opinión

Cuatro años esperando para este momento y ya ha llegado. El madridismo lo ha pasado muy mal en las últimas temporadas, ha tenido que aguantar muchas cosas. Entre ellas, la superioridad del mejor Barcelona de la historia, dominador del fútbol mundial durante el último trienio con justicia y por fútbol, a pesar de que en más de una ocasión sus logros llevaran aparejados arbitrajes más que cuestionables. Pero este bendito deporte está dominado por ciclos y el sábado empezó a quedar claro que el que hemos vivido recientemente está dando sus últimos estertores. Al menos, en lo que respecta a esta superioridad culé.

Desde el verano de 2010 se han jugado un total de once 'Clásicos' entre el Real Madrid y el Barcelona. En todas las competiciones y se podría decir que de todos los 'colores'. En estos casi dos años hemos visto de todo, desde baños culés (con el infausto 5-0 inicial) hasta exhibiciones de fútbol del Real Madrid en el Camp Nou (como en la vuelta de la Copa del Rey) o choques preciosos por su igualdad y emoción (final de Copa del Rey de 2011). Y el pasado sábado vivimos la última versión de este duelo que está pasando a la historia por enfrentar a dos de los mejores conjuntos de todos los tiempos, y en el que el club blanco consiguió justo el 'cromo' que le faltaba para la colección. El del triunfo en Barcelona.

¿Qué quiero decir con todo esto? Simplemente, que en los 22 meses que Mourinho lleva en el Real Madrid ya ha cumplido su primer gran objetivo y, a la vez, el más importante: equilibrar las fuerzas con el conjunto catalán. En mayo de 2009 Barcelona y Madrid no podían estar más lejos. Los blancos, convulsionados a nivel deportivo e institucional, en momentos previos a elecciones presidenciales y con un 2-6 culé clavado como una puñalada en el corazón. En cambio, el Barcelona tenía un triplete y acababa de encontrar un pozo de petróleo futbolístico: un estilo de juego espectacular que no tardó en enamorar al mundo.

Como digo, los dos clubes eran en esos momentos la noche y el día. En el verano de 2009, Florentino Pérez volvió para sacar al club de su grave crisis. Pero no empezó con buen pie, porque continuó con la filosofía que precisamente le había hecho abandonar el Real Madrid tres años antes. La de gastar millonadas en nombres para ponerlos al servicio de un entrenador de segunda fila, Pellegrini. Nuevos 'galácticos' comandados por un hombre de buen paladar para esto del fútbol, pero sin el carácter necesario. El error de querer construir la casa por el tejado se volvía a cometer. Se quería acabar de un plumazo con el emergente Barça a base de talonario, pero olvidando que, para ello, era necesario encontrarle una identidad al equipo.

La apuesta duró un año. Lo que tardó Pellegrini en fracasar de manera humillante en la Copa del Rey y patética en la Liga de Campeones. Siete años seguidos perdiendo en octavos de final en Europa, que se dice pronto. Pero eso sí, el chileno sacó pecho para decir que, aunque habían sido segundos en Liga, habían batido el récord de 96 puntos. Todo ello sin partidos entre semana desde marzo. En junio tenía el finiquito, como es lógico. Y entonces, Florentino supo lo que hacer. Traer al mejor, al hombre que ese mismo año había le había devuelto al Inter de Milan la Champions, más de tres décadas después de la última. A José Mourinho. Y, por primera vez, hizo lo que no había hecho nunca hasta entonces: le dio plenos poderes.

 

 

El presidente otorgó las llaves del Bernabéu y Valdebebas a Mourinho. Le cedió el protagonismo. Lo que ha tenido muchas consecuencias, innumerables. Porque el portugués, es único, por algo es 'The Special One'. Cuando se le fichó, el club ya sabía a quién traía. A alguien llamado a competir en poco tiempo con el mejor Barça de la historia. El precio, polémica y personalidad a raudales. En la primera temporada, demostró estar en el buen camino, la Copa del Rey fue prueba de ello. La Liga no estuvo muy lejos y la Champions, tampoco. El Barcelona seguía ganando los duelos directos de más importancia, pero el Madrid ya competía y, por qué no decirlo, 'mordía' y hacía sudar a su rival.

La presente temporada empezó de manera similar, con los blancos haciéndole trabajar y sufrir al Barcelona, aunque los culés continuaban llevándose el gato al agua en la Supercopa y Copa del Rey. A veces con un fútbol superior al Madrid, pero otras con los blancos demostrando que ellos también sabe jugar a esto. Con su particular manera, directos, veloces, verticales. La antítesis del juego preciosista de Pep. Y resultó que el Real Madrid empezó a ser más regular que su rival, más compacto. Con más profundidad de plantilla, mejor ataque y menos problemas en el vestuario. Y todo cambió, porque por primera vez en cuatro años, el Real Madrid pasó a ser líder y demostraba tener mejores costuras que un Barcelona que empezaba a ver grietas en su vestuario.

Mientras tanto, Mourinho trabajaba en Valdebebas. A pesar de las zancadillas constantes, puestas por parte de la prensa y sus detractores. Algunas ganadas a pulso, todo hay que decirlo, por una actitud huraña y franca. Pero muchas injustas. "Algunas veces me siento perdido, no sé qué dirección tomar" decía hace unos días en una entrevista en Italia. Lógico, porque debe ser muy molesto que te critiquen hagas lo que hagas. Nunca nadie en el fútbol ha sido tan vapuleado como él. Por eso, optó por apartarse de los focos, no hablar más en Liga. Ni una sola crítica a los colegiados en la plantilla en las últimas semanas, en los momentos claves. Política del silencio discutible desde la óptica del periodista, pero incluso aplaudible por el aficionado merengue. Con todo, las críticas volvieron a arreciar por su omisión. Pero él, a lo suyo. Trabajo, trabajo y más trabajo, porque el terreno que llevaba abonando muchos meses empezaba a entrar en época de cosecha.

Es verdad que el regreso de la Champions en febrero le pasó factura al Madrid en las últimas semanas, lo que provocó que la Liga se pusiera en un puño de nuevo. En éstas llegaba el undécimo 'Clásico' al Camp Nou, el que decidiría la Liga. Con los culés pensando que todavía respiraban en el campeonato y el madridismo creyendo que los suyos estaban agotados físicamente, que la temporada se le estaba haciendo larga. Pero ha pasado algo que, quizás, acabe cambiando el rumbo de los acontecimientos. Triunfo a lo grande, victoria memorable. La constatación de que el Real Madrid ya está listo y de que él, el mejor club de todos los tiempos, ha sido capaz de desesperar a este Barcelona, uno de las 'máquinas' más perfectas que ha dado la historia de este deporte. Solo él podía hacerlo. Así que enhorabuena madridistas, porque la espera ha terminado y todo ha merecido la pena. Tenemos sobre la mesa unos sabrosos frutos, cuyo sabor casi ni recordábamos ya. Pero es el momento de volver a disfrutarlos.

 

Puede seguir a Jaime de Carlos en Twitter: @wordsentinel

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información