Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Bernabéu arropó al equipo hasta el final

  • El estadio blanco animó como nunca, pero no pudo llevar al equipo a la final
El estadio blanco animó como nunca, pero no pudo llevar al equipo a la final
Defensa Central Defensa Central

Mourinho, Cristiano Ronaldo, Karanka, Granero…toda comparecencia ante los medios de comunicación de la plantilla o cuerpo técnico del Real Madrid tenía un mensaje común para el partido ante el Bayern de Múnich: “Necesitamos el apoyo de la grada del Bernabéu”. Dicho y hecho. El estadio blanco vistió sus mejores galas para el choque ante los alemanes.

Presidido por un gran mosaico del mítico Juanito desde el fondo sur, y miles de banderas blancas en los asientos, el Bernabéu comenzó a jugar su particular partido antes de que la pelota se pusiera en movimiento. Era difícil incluso escucharse sobre el campo, el ruido era ensordecedor.

El Bernabéu volvió a ser el jugador número 12 del Real Madrid, animando sin parar a un equipo, el de Mourinho, que se vio respaldado en todo momento por su gente, sabedora que la final de la Champions también dependía de sus gargantas. Finalmente, la complicidad entre grada y equipo fue tan perfecta que el marcador fue acorde a su comunión en los primeros minutos. Sin embargo, al final el equipo se desinfló y dejó que partido derivara en un choque lleno de tensión en el que todo salió cruz. Una pena para el madridismo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información