Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Kassai, pésimo árbitro para una noche negra

  • El colegiado húngaro perjudicó poco a poco a los blancos con su arbitraje
El colegiado húngaro perjudicó poco a poco a los blancos con su arbitraje
Defensa Central Defensa Central

Viktor Kassai. Apunten este nombre, porque pasará a la historia negra del madridismo. El húngaro realizó un pésimo arbitraje este miércoles en el Santiago Bernabéu y, aunque no fue el principal culpable de la eliminación blanca, fue un digno representante del 'Platinato' con sus continuas decisiones en favor de los alemanes.

Kassai fue la mejor antítesis de un colegiado casero. El húngaro siempre decantaba las decisiones dudosas en favor de los visitantes, permitiéndoles que poco a poco fueran minando el juego del Madrid a base de faltas reiteradas que no solía señalar. Además, le costó mucho mostrar las tarjetas amarillas a los futbolistas bávaros, dejando que se excediesen en su juego físico. Así, en el minuto 1 no le mostró amarilla a Mario Gómez por cortar un saque de falta de Xabi Alonso, aunque unos minutos después acertaría con el penalti de Alaba por mano dentro del área.

Más discutible fue el penalti de Pepe en el minuto 26. El portugués se llevó la amarilla por un supuesto empujón en el área a Mario Gómez, en una acción pitable pero muy rigurosa. Era el anticipo de un arbitraje sibilino, 'made in Platini', en el que cada falta del Bayern era valorada de forma muy permisiva por el árbitro. Así, Luiz Gustavo debió ser expulsado por sus reiteradas faltas durante todo el partido, pero no vio la tarjeta amarilla hasta casi el final del partido.

En el minuto 63 su línea se 'comió' un fuera de juego de Marcelo que le dejaba en situación muy peligrosa, confirmándose que el árbitro no estaba por la labor de ser muy ecuánime esta noche. Sin embargo, la guinda a su actuación llegó en la segunda parte de la prórroga, cuando le sacó amarilla a Esteban Granero por un contacto de Neuer en el área. El madrileño cayó en una acción susceptible de pena máxima, pero el húngaro no tuvo piedad y convirtió un posible penalti en una amonestación para el canterano. Seguramente, Platini sonrió al acabar el partido.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información