Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Para acabar con las dudas, el mejor Madrid

  • El conjunto blanco acabó la temporada igualando su mejor final liguero
El conjunto blanco acabó la temporada igualando su mejor final liguero
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

8 de abril de 2012. Al filo de las once de la noche, el madridismo mira con preocupación la clasificación. El equipo de Mourinho acaba de empatar a cero en el Santiago Bernabéu con el Valencia, su tercer pinchazo en solo tres semanas. Antes, el Madrid se había dejado puntos en casa ante el Málaga (1-1) y a domicilio frente al Villarreal (1-1). La diferencia respecto al segundo clasificado, el Barcelona, es en esos momentos de solo cuatro puntos después de haber tenido hace poco la máxima de diez.

 

 

En ese momento, es cuando empiezan las dudas. El debate está en la calle: ¿conseguirá el Real Madrid mantener la ventaja de cuatro puntos en las siete jornadas de campeonato que le quedan por delante? La tarea no prometía ser sencilla, pues los blancos tenían que visitar todavía el Vicente Calderón, Camp Nou, San Mamés y Nuevos los Cármenes, además de recibir en el Santiago Bernabéu al Sporting de Gijón, Sevilla y Mallorca. Duelos a 'vida o muerte' para el equipo en el que el empate o la derrota no podían estar contempladas, pues un nuevo traspiés hubiera complicado mucho más un título que escasos días antes parecía en el bolsillo.

Fue en ese momento cuando llegó la verdadera reacción del equipo. El bache que estaba viviendo la plantilla era evidente, pues se había dejado seis puntos en solo cinco jornadas de campeonato. En Barcelona se ilusionaban con conseguir la remontada más impresionante de toda la historia de la Liga y, para colmo, todavía tenían que recibir a los blancos en el Camp Nou. Todo ello envuelto en el contexto de la disputa de las semifinales de la Liga de Campeones por parte de los dos equipos. Pero el Real Madrid no tembló, sino todo lo contrario. Lejos de achantarse, el equipo empezó a dar lo mejor que tenía, arrasando a sus rivales en cada uno de los siete partidos que fue disputando. 

En este aspecto, la goleada en el Calderón por 1-4 fue clave. Sin jugar demasiado bien, un excepcional Cristiano Ronaldo machacó al vecino en su casa. Resultado que tranquilizó a la plantilla, de manera que luego se ganaría por 3-1 al Sporting de Gijón en el Bernabéu. Poco después, el triunfo en el Camp Nou, el encuentro clave del campeonato. Demostración de superioridad (1-2) y, ahora, sí que sí, fuera los nervios. A partir de entonces, la Liga sería un paseo blanco: Sevilla (3-0), Athletic (0-3), Granada (1-2) y Mallorca (4-1) cayeron uno detrás de otro para certificar el mejor campeonato de la historia, el de los 100 puntos. 

Además, como señala Pedro Martín, el Real Madrid lograba encadenar siete victorias consecutivas en el tramo final de Liga. Igualaba así la mejor racha de la historia del club en este aspecto, conseguida en la temporada 1980/81. Entonces los blancos consiguieron ganar los siete últimos encuentros, justo después de perder en Atocha ante la Real Sociedad por 3-1. La única lástima es que este esfuerzo final no les sirvió para levantar el título, pues los vascos se llevaron la Liga gracias a tener un mejor 'goal average' en los enfrentamientos directos (el Real Madrid solo ganó en el Bernabéu por 1-0). Pero ahora la historia ha sido muy distinta...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información