Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Madrid ya tiene plan: pocos fichajes, pero selectos

  • El Real Madrid repetirá la fórmula de la temporada pasada en lo que respecta a fichajes
El Real Madrid repetirá la fórmula de la temporada pasada en lo que respecta a fichajes
Defensa Central - J.C. Defensa Central - J.C.

Cuando Florentino Pérez recuperó la presidencia del Real Madrid en el verano de 2009 tenía muy claro que el equipo necesitaba un lavado de cara. Por eso, el presidente invirtió 257 millones de euros en traer a estrellas mundiales como Cristiano Ronaldo, Benzema, Kaká o Xabi Alonso. La idea era poner los cimientos del nuevo equipo blanco, de manera que las siguientes temporadas solo tuviera que apuntalar y construir alrededor de los mismos a base de fichajes puntuales durante los años posteriores.

 

 

De hecho, este planteamiento quedó reflejado en los dos siguientes veranos. En el del 2010 el Real Madrid volvió a hacer una inversión apreciable por la salida de Manuel Pellegrini del banquillo y la llegada de José Mourinho. El portugués pidió varios refuerzos, de manera que Florentino Pérez contrató a futbolistas jóvenes y con mucho futuro como Mesut Özil, Di María, Khedira o Sergio Canales. En total, en ese año el club blanco gastó 93 millones de euros en fichajes, mientras que ingresó poco más de 10 millones mediante los traspasos de jugadores como Van der Vaart o Mateos.

Por consiguiente, el Real Madrid invirtió en 2010 un 64% menos de dinero que en el año anterior. Una tendencia que continuó ya el pasado verano, pues el conjunto merengue únicamente se gastó 55 millones de euros en traer a sus cinco fichajes (Callejón, Sahin, Altintop, Coentrao y Varane), lo que a su vez supuso una reducción del gasto del 41% respecto a la campaña anterior y del 79% en relación al verano del regreso del presidente. A ello hay que sumar que ingresó cerca de 8 millones de euros en traspasos y cesiones, por lo que su dispendio fue incluso ligeramente inferior a lo que puede parecer a priori.

Bajo esta perspectiva, todo apunta a que el panorama no va a cambiar mucho en esta temporada. La crisis social y política que vive el planeta y especialmente Europa está afectando seriamente al mundo del fútbol, de manera que la mayoría de clubes se van a tener que apretar el cinturón en lo que respecta al mercado de fichajes. Solo conjuntos financiados por los petrodólares como el Manchester City inglés o el PSG francés parecen tener capacidad para gastar importantes sumas de dinero en las próximas semanas.

Y el Real Madrid, a pesar de ser uno de los pocos clubes españoles que puede presumir de tener una economía saneada, tampoco va a ser una excepción. José Mourinho tiene claro que va a mantener el bloque campeón de Liga y que la plantilla solo necesita unos pequeños retoques en determinados puestos. El de mediocentro parece uno de los reforzables, especialmente si Lass acaba abandonando al equipo. Junto a éste, el de lateral derecho y el de mediapunta son los otras dos que el conjunto blanco intentará potenciar este verano.

Por lo tanto, todo apunta a que la táctica será similar a la llevada acabo el pasado verano: pocos fichajes y puntuales para las posiciones más debilitadas. El dinero destinado para ello podría aproximarse a los 50 millones de euros, aunque siempre supeditados a las ventas que se puedan hacer. Y es que en las oficinas del Bernabéu piensan que podrían ingresar entre 40 y 50 millones por las ventas de jugadores como Kaká (25 millones), Gago (7 millones), Lass (4-5 millones), Altintop (3 millones) o la renovación de la cesión de Canales (2 millones); así como el traspaso de algunos jugadores del Castilla.

En función de los ingresos, el Real Madrid tendrán más o menos margen para invertir. El año pasado más de la mitad lo gastado se dedicó al gran fichaje del verano, el de Fabio Coentrao, por lo que en esta ocasión el centrocampista o mediapunta podría ser el 'galáctico' merengue. Lucas Moura (40 millones) o Silva (65 millones) son los principales candidatos, sin olvidar la opción de Götze. Dependiendo de quién sea el elegido, Mourinho decidirá si reforzar el lateral derecho, pues es una posición en la que Ramos, Arbeloa e incluso el canterano Carvajal podrían solventar el problema. Porque el portugués sabe que la prioridad está en la medular y que el presupuesto para realizar el resto de fichajes dependerá de lo bien que se de la 'operación salida'.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información