Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Dembélé da el perfil que busca Mourinho

  • El mediocentro belga aúna trabajo, potencia y polivalencia, las tres cualidades que más agradan al técnico luso
De llegar, el futbolista del Fulham sería el comodín de la plantilla merengue
Diego Vargas Diego Vargas

Moussa Dembélé, futbolista belga del Fulham, es un hombre que seguramente no llame la atención por ser mediático o por ser una superestrella del mundo del fútbol. Sin embargo, eso no es un requisito fundamental cuando se trata de José Mourinho. El entrenador portugués decide sus fichajes por otras características, tales como la capacidad de trabajo del jugador, su físico o su polivalencia; tres cualidades que Dembélé cumple a la perfección y que hacen que su fichaje por el Real Madrid no sea tan descabellado como se supone.

 

El pasado martes, el internacional belga sorprendió al madridismo con unas declaraciones asegurando que el Real Madrid se había puesto en contacto con su representante. A todo el mundo le pareció que se trataba de una táctica para subir su caché y conseguir un contrato jugoso a su salida del Fulham. Sin embargo, no hay más que ver su manera de entender el fútbol y sus características en el terreno de juego para darse cuenta de que no se trata de una idea imposible ni mucho menos, por más que se trate de un futbolista un tanto desconocido a nivel internacional.

Los mejores fichajes de Mourinho siempre han llegado en hombres que apenas se habían hecho un nombre en el mercado, en futbolistas que tenían una serie de cualidades que el portugués supo explotar para convertirlos en jugadores codiciados por los mejores clubes. Y curiosamente, Dembélé aúna esas cualidades que el entrenador portugués pide a sus futbolistas. En primer lugar, porque es un hombre que derrocha trabajo físico en el campo, ayudado por su 1,85 de estatura. Y, en segundo y quizá más importante, porque sabe desenvolverse en diferentes posiciones del terreno de juego con increíble soltura.

La temporada pasada, Dembélé disputó 36 partidos de Premier Leagüe con el Fulham hasta en siete posiciones diferentes: su posición original está en la mediapunta, hecho que invita a pensar que sólo la salida de Kaká le haría tener hueco en el Real Madrid. Sin embargo, con el Fulham jugó el pasado curso como segundo delantero, como pivote en el centro del campo, como extremo en ambas bandas y como carrilero también en los dos costados. De este modo, este belga de 25 años podría ser el comodín que busca el Real Madrid para tapar agujeros a bajo precio. Pronto sabemos si realmente Mourinho se ha fijado en él, pero por el momento el ADN que busca el luso lo tiene.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información