Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La puntería se quedó de vacaciones

  • Después de una primera parte igualada, el Madrid fue mejor que el Valencia, pero no supo acertar con varias ocasiones clarísimas que le hubieran dado la victoria.
Real Madrid 1-1 Valencia
David Jorquera - Santiago Bernabéu David Jorquera - Santiago Bernabéu

El Real Madrid fue mejor que el Valencia pero no pudo llevarse la victoria en el estreno oficial del curso. Higuaín adelantó a los de Mourinho en la primera parte y Jonas aprovechó un error de la zaga blanca y de Casillas en un balón parado para lograr la igualada. En la segunda parte los blancos fueron mejores, con varias ocasiones muy claras, que no lograron acertar a introducir en la meta rival.

Presentarse en el Bernabéu ya sea en primavera, verano o invierno es asumir que el Madrid te va a intentar aniquilar en el primer segundo. Puede que el equipo de Mourinho no esté aun en plena forma, que no lo está, pero eso no quita para que en los tres primeros minutos de partido Cristiano Ronaldo y Di María te lancen sendos misiles que estén cerca de desbaratar un planteamiento de días y semanas. Eso fue lo que le pasó al Valencia, que se salvó porque el azar y el tino de ambos jugadores estuvo de su parte. De la que hizo que el balón no entrara.

Todo hay que mirarlo bajo el prisma de que aun estamos en agosto y eso se nota. Sobre todo, en un equipo de la chispa y la explosividad del Real Madrid. Higuaín estuvo lento en una carrera que en condiciones normales habría ganado a Víctor Ruíz con el premio de enfrentarse al portero como caramelo. El defensa le ganó la partida, aunque el ‘pipita’ se tomó la revancha poco después de la mejor forma posible, con un gol. Bien es cierto que le costó, porque Diego Alves se lo puso difícil. Tuvo que ser al tercer remate, porque el portero brasileño sacó a bocajarro los dos primeros, en el que el argentino logró hacer diana. La primera del curso.

Con ventaja en el marcador, el Madrid no es que se echara atrás, sino que se refugió en la comodidad. El Valencia se hizo con el cuero y empezó a manejar la pelota. Sin crear mucho peligro, pero lo tenía. Sin embargo, fue en una acción a balón parado rematada por Jonas en una mala salida de Casillas, la que le costó el empate al equipo blanco. Además, en su salida en falso, Iker se llevó por delante a Pepe, que no pudo continuar tras el golpe recibido.

Ficha Técnica

Real Madrid 1: Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe (Albiol 46’), Coentrao; Xabi Alonso, Lass (Benzema 61’); Di María (Callejón 70’), Özil, Cristiano; Higuaín

Valencia 1: Alves, Pereira, R.Costa, V.Ruiz, Mathieu, T.Costa, Gago, Feghouli (Valdez 80’), Jonas, Guardado (Piatti 65’) y Soldado (Parejo 70’)

Goles: 1-0 Higuaín (9’), 1-1 Jonas (44’)

Árbitro: Delgado Ferreiro. Amonestó a Feghouli, Ruíz, Xabi, Pereira, Piatti

Estadio: Santiago Bernabéu (77.000 espectadores)

Si durante el primer acto se puede decir que la igualada era justa, la segunda parte fue claramente del Real Madrid. No arrolló porque aun no tiene pulmones para ello, pero sí fue mejor que el Valencia y generó el suficiente peligro sobre el marco de Alves como para haber marcado al menos un gol que le hubiera dado la victoria y los tres primeros puntos.

Sin embargo, una de las mayores virtudes del Real Madrid tanto el pasado curso como en la propia pretemporada, la pegada, no estuvo esta vez del lado de los de José Mourinho. Primeramente fue Di María el que tuvo la oportunidad de desnivelar el partido, pero cuando el Bernabéu ya cantaba gol y el argentino lo celebraba un topo se cruzó entre su golpeo de empeine y el césped. Conclusión, ocasión perdonada. Seguramente a más de uno de le vino a la mente otra ocasión también muy clara del argentino ante el Valencia en un partido que acabó 0-0.

Los blancos se adueñaron ya de la pelota y no la soltaron. Sin el tino de otras ocasiones, pero con el suficiente manejo como para acular al Valencia y hacerle sufrir en algunas acciones. Di María estuvo a punto de abrir la lata un pase genial sobre Higuaín que este remató de cabeza. Ahora fue el larguero el que impidió el gol. Lamento general en el campo y desesperación en el delantero. Parecía que la pelota no quería entrar. Una última dosis de bombardeos a la portería de Alves fue liderada por Özil y Callejón. Ambos se encontraron con los guantes de Alves, que acabó siendo el más destacado del Valencia, que se centró en perder todo el tiempo del mundo posible para evitar que llegara el gol merengue. Y no llegó. Esta vez, el arma blanca, la puntería, estaba todavía de vacaciones.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información