Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Se mantiene el hechizo de las vueltas en Chamartín

  • El Bernabéu siempre ha sido decisivo a la hora de decidir la Supercopa
El Bernabéu siempre ha sido decisivo a la hora de decidir la Supercopa
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Este miércoles el Real Madrid se presentaba en el partido ante el Barcelona con la obligación de remontar el 3-2 cosechado en el Camp Nou. Algo bastante factible a priori si se tenían en cuenta los precedentes en el Santiago Bernabéu en situaciones similares, pues el estadio merengue acostumbra a ser un talismán que decanta la Supercopa en favor de los suyos.

Hasta esta noche la historia permitía ser optimistas, pues las dos situaciones anteriores en las que Real Madrid y Barcelona jugaron la vuelta de este torneo en Madrid acabaron con triunfo de los locales. En 1990 el equipo blanco remataron el 0-1 conseguido en la ida en el Camp Nou con una espectacular goleada por 4-1 que les permitía alzar una nueva Supercopa. Idéntico resultado que se daría siete años después, en 1997, cuando los blancos remontaban el 3-2 de Barcelona gracias a los goles de Raúl (2), Mijatovic y Clarence Seedorf.

Tendencia positiva que este miércoles se ha confirmado, pues los de Mourinho han hecho honor a estos dos precedentes y han conseguido un importante triunfo que les ha permitido alzar su tercera Supercopa ante el Barcelona con cierre en el Bernabéu. Una vez más el feudo merengue ha servido para encauzar la competición, facilitando la remontada ante uno de los mejores equipos del mundo. Y es que, en 1990, 1997 o 2012, Chamartín sigue marcando diferencias.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información