Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Cristiano puso orden en un trámite

  • El Real Madrid se impuso con mucha facilidad a un Granada muy blando que apenas opuso resistencia en el Bernabéu (3-0)
Real Madrid 3-0 Granada
David Jorquera - Santiago Bernabéu David Jorquera - Santiago Bernabéu

El Real Madrid logró una plácida victoria frente al Granada en el Santiago Bernabéu. El equipo de Mourinho, con buenos detalles de Modric, y la eficacia goleadora de Cristiano Ronaldo, no jugó un gran partido, pero sí fue lo suficientemente serio como para llevarse un triunfo tan cómodo como merecido.

Después de un partido de tensión máxima, por más que se diga que la Supercopa no era importante, un partido ante un rival como el Granada puede suponer una bajada de guardia, de alerta. La suerte que tiene el Real Madrid es que aun con eso es capaz de solventar papeletas que otros ni soñarían con lograr. Mourinho introdujo la novedad de Modric en el once inicial para darle un caramelo a la afición.

Fue precisamente el croata el que puso las acciones más dulces del partido en su primera parte. Varios controles, algunos pases en profundidad y su movimiento en el centro del campo, aun sin estar a tope físicamente, sí permitía ver un tipo de centrocampista del que el Real Madrid adolecía. Esa creatividad fue premiada por la grada con aplausos en varias ocasiones. A Lass no se le echó de menos, a Granero sí que le regalaron desde el fondo sur del estadio algún cántico.

Volviendo a Modric, decir que en tres minutos logró inventarse la primera ocasión de peligro del partido con un pase al hueco excepcional que tuvo como receptor a Callejón. El andaluz, en una suerte que tantas alegrías le ha dado desde que se instaló en la primera plantilla blanca, falló al estrellar su remate en las piernas de Toño. El portero afeó la primera gran asistencia de Modric desde que llegó a España. A buen seguro que habrá muchas más.

Ficha Técnica

Real Madrid 3: Casillas, Arbeloa, Pepe, Ramos, Marcelo, Khedira, Xabi Alonso, Cristiano Ronaldo (Higuaín 65’), Modrić (Özil 57’), Callejón (Di María 46’) y Benzema

Granada 0: Toño, Nyom, Borja Gómez, Iñigo López, Siqueira, Mikel Rico, Iriney, Orellana (Jaime 73’), Juanma Ortiz (Torje 68’), El Arabi (Mainz 62’) y Floro Flores

Goles: 1-0 Cristiano Ronaldo (25’), 2-0 Cristiano Ronaldo (53’), 3-0 Higuaín (75’)

Árbitro: González González. Amonestó a Borja Gómez, Pepe, Arbeloa. Expulsó a Borja Gómez.

Estadio: Santiago Bernabéu (65.000 espectadores)

El partido era más bien flojo. Con el Madrid perezoso, sin velocidad, y el Granada pendiente de salvaguardar su portería para tener vida en el partido, el choque era como una ensalada sin aliñar. Insípida. A pesar de eso, la calidad de un equipo como el de Mourinho siempre permite encontrar resquicios en forma de gol. Fue lo que pasó con un pase de Callejón a Cristiano Ronaldo dentro del área. El portugués hizo un buen desmarque y un tiro con intención. El del goleador. Toño no esperaba ese movimiento y se la tragó. La lata estaba abierta aunque hasta la celebración del tanto fue más sosita de lo habitual.

El Granada vivía esperanzado con una posible torrija del Madrid en la segunda parte. Unas esperanzas que sólo tardaron ocho minutos en venirse abajo. Justo lo que tardó Di María en darle una pequeña marcha más. En cuarta, ni siquiera en quinta, el argentino avanzó unos metros y sirvió el balón para que Cristiano Ronaldo lo rematara al primer toque. Toño hizo una gran parada rechazando el cuero, pero no lo blocó. Esa fue su perdición, porque Cristiano intuyó que el balón le volvería. Y lo hizo, así que lo empujó a la red. Sin brillantez y con la mochila de piedras encima, el Madrid ganaba sobrado y Cristiano ya había marcado sus dos primeros tantos en la Liga. Todo en orden, por tanto. Sólo unas molestias le hicieron salir del campo antes de lo normal para dar entrada a Higuaín. Eso fue lo verdaderamente anómalo en la tarde-noche del portugués.

Con la sensación del deber cumplido, el mayor interés de lo que quedaba de partido era saber si el Real Madrid engordaría su cifra anotadora o si pararía definitivamente el paso. Cuando los andaluces se quedaron con un jugador menos por expulsión de Gómez, todo se puso más fácil para que los de Mourinho dieran ese pasito adelante necesario para anotar alguna diana más. Y ésta llegó. Fue en una combinación a tres toques entre Özil, Benzema e Higuaín. El primero pensó, el segundo afiló el cuchillo y el tercero lo empujó. Si había algún conato de riesgo éste acabó en la red del Granada. Al igual que los que hablaron de crisis. Supercopa y primera victoria en Liga. Todo vuelve a la normalidad en el Bernabéu. El coche ya está convenientemente arrancado.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información