Ir a versión clásica Ir a versión móvil

En el Madrid no cabe la política

  • Florentino Pérez se negó a lucir la bandera de España en la camiseta del Real
Florentino Pérez se negó a lucir la bandera de España en la camiseta del Real
Defensa Central Defensa Central

El Real Madrid no entiende de ideologías, nacionalidades o territorios. No quiere saber nada de politiqueos absurdos y baratos. Es la mejor conclusión que se puede sacar del club blanco desde que Florentino Pérez regresara a la presidencia. El máximo mandatario merengue se encargó de eliminar de la elástica continental madridista la bandera de España que lucía junto al escudo en tiempos de Calderón. Todo lo contrario que el FC Barcelona, que en un alarde de catalanismo lucirá el año que viene los colores de la senyera.

 

La polémica está servida entre los aficionados culés que son ajenos al territorio catalán. El club azulgrana tiene seguidores, al igual que el Real Madrid, por toda España y por todo el mundo. Sin embargo, a Sandro Rosell no parece preocuparle lo que puedan pensar todos aquellos barcelonistas que no son catalanes y que no sienten como suya la bandera de Cataluña. El FC Barcelona vestirá el año que viene en su segunda equipación los colores de la senyera en una clara muestra de la ideología política que representa el club, que se ha convertido en un instrumento del nacionalismo catalán más exacerbado.

Todo lo contrario que el Real Madrid, al que muchos han considerado tradicionalmente como un equipo centralista, más afín al nacionalismo español e incluso ligado a partidos políticos de derechas, pero que ha demostrado a lo largo de toda su historia que es un club universal que acoge como aficionados a personas de todas las ideologías políticas y de cualquier nacionalidad. De hecho, el único atisbo de ese 'españolismo' fue obra del ex presidente Ramón Calderón, quien colocó una bandera de España en la camiseta para la Champions del Real Madrid durante las temporadas 2008-09 y 2009-10.

En cuanto Florentino Pérez llegó a la presidencia se encargó de eliminar esa pequeña 'seña de identidad' que pretendía Calderón. Porque, si bien es cierto que el club blanco representa a España, no es menos cierto que también representa a los miles de aficionados que vibran con sus éxitos a lo largo y ancho del planeta. Que tomen ejemplo en Can Barça...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información