Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Real Madrid, la frontera de Míchel

  • El madrileño no conoce otra cosa que la derrota en sus duelos ante el Real Madrid
El madrileño no conoce otra cosa que la derrota en sus duelos ante el Real Madrid
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

José Miguel González Martín del Campo 'Míchel' disfrutó de 15 años en el Real Madrid como jugador, más otra temporada como técnico del Castilla y dos más como responsable de Valdebebas. El tiempo suficiente como para que el ahora técnico del Sevilla se sepa madridista de por vida. Sin embargo, el próximo sábado el madrileño volverá a dejar apartado este sentimiento para que el Sevilla consiga sacar algo positivo de la visita merengue al Sánchez Pizjuán.

 

 

Resulta curioso, pero la realidad señala que el Real Madrid es la gran 'bestia negra' de Míchel. El entrenador no ha conseguido nunca empatarle o ganarle a su ex equipo desde que está en los banquillos, pues el saldo de resultados es realmente desalentador para sus intereses: cinco partidos ante la escuadra merengue y cinco derrotas; cuatro de ellas como entrenador del Getafe y la última como mánager hispalense. Además, el balance de tantos también es desolador para él, pues en estos choques sus equipos solo marcaron cuatro goles (0,80 por duelo) y recibieron 16 (3,20 por día).

El primer enfrentamiento de Míchel ante el Real Madrid tuvo lugar en la temporada 2009/10, con triunfo blanco en el Bernabéu por 2-0. Tras el mismo, nueva victoria madridista por 2-4 en el partido de vuelta de la citada temporada. Y en la 2010/11, el conjunto azulón volvió a caer en los dos duelos por 2-3 en el Alfonso Pérez y 4-0 en el coliseo merengue. Ése sería el último año del técnico en el Getafe, pues unos meses después sería fichado por el Sevilla para terminar el curso pasado. Entonces ya tuvo tiempo para jugar otro partido más ante el Real Madrid, aunque con la misma suerte que antes: derrota por goleada (3-0).

Una 'manita' en los precedentes que no ha ayudado al míster de cara a su candidatura a entrenar al club de su vida en el futuro. Y es que Míchel solo tiene 49 años, por lo que tiene por delante un futuro muy prometedor. Desde hace bastante tiempo figura en multitud de quinielas para acabar sentándose un día en el banquillo del Santiago Bernabéu, pero de momento solo ha tenido la oportunidad de dirigir al Castilla, y con escasa suerte, por cierto. Con él filial consumó su último descenso a Segunda B, aunque de eso hace ya cinco temporadas. Ahora el ex jugador es un técnico con más experiencia y rodaje, algo que intentará demostrar este fin de semana superando a los de Mourinho.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información