Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¡Este es el Madrid!

  • El Real Madrid se sobrepuso a la pésima actuación de Iturralde y con nueve jugadores se llevó la Supercopa
David Jorquera - La Crónica David Jorquera - La Crónica


Increíble, apoteósico, de infarto, histórico...cualquier calificativo se queda corto para lo visto hoy en el Bernabéu. El Real Madrid, con nueve jugadores, tras las expulsiones de Van der Vaart y Van Nistelrooy, consiguió remontar el tanto inicial de Silva gracias al coraje, las ganas y la pasión de unos futbolistas que demostraron que a corazón no hay quién les gane. El resultado final de 4-2 para los de Schuster ofreció muchas lecturas, aunque la principal es que este equipo vive de su espíritu, de sus goles y de sus...pelotas.

Un peligro andante

Un Valencia muy presionante ahogó la salida de la pelota del Real Madrid durante la primera mitad, e Iturralde González estuvo cerca de axfisiar al equipo de Schuster. Ya lo advertíamos en la previa. Es un actor. Le encanta el protagonismo, y qué mejor que dejarse notar en el Bernabéu, la mejor plaza del mundo, para verse en las televisiones y poder lucir palmito delante de sus amiguetes. La pena para él es que enfrente tenía a un equipo que, incluso, sin dos de sus pulmones, supo sobrevivir.

El pistolero vasco expulsó a Van der Vaart por una dura entrada a Mata. Con la amarilla hubiese bastado, ya que se ve como el tulipán retira la pierna en el último momento y no es una entrada a traición. Sin embargo, Iturralde no perdonó. Roja para el único fichaje del Real Madrid (eso da más puntos de audiencia), y el equipo de Schuster herido.

Bien es cierto que no todo fue Iturralde, pero el lastre que supuso la expulsión del holandés parecía mortal de necesidad. Antes de la expulsión de Van der Vaart, el Real Madrid había llegado en un par de ocasiones con peligro. En la primera, fue precisamente el "chiclanero" holandés el que probó los impolutos guantes de Hildebrand, que finalmente fue titular pese a sus molestias en la espalda, y en la segunda, la voracidad de Raúl y Van Nistelrooy, les hizo embarullarse y perder la pelota cerca de la frontal del área pequeña. Además, el Valencia llegó como un dardo a la diana del Real Madrid en la primera ocasión en la que Casillas sintió el aliento de los delanteros valencianos. De esta forma, Silva desde la frontal enganchó un zurdazo que se coló junto al palo de Iker, sin que éste pudiera hacer otra cosa que lamentarse. Corría el minuto 30, y el Valencia golpeaba primero en el luminoso.



El Bernabéu llegaba con ganas de pitar. Como en toda feria, las papeletas estaban destinadas a Robinho, sin embargo, salió en su auxilio Iturralde. Atabiado con camiseta amarilla brasileña, el colegiado centró en su figura todos los silvidos del estadio blanco. Muy valiente para expulsar a Van der Vaart, pero poco a la hora de amonestar una dura acción de Silva, y un claro agarrón de Moretti a Pepe dentro del área.

Para comprobar el nivel de Iturralde no hay más que ver lo sucedido al comienzo de la segunda mitad. Van Nistelrooy remató en el segundo palo de cabeza y cuando el balón se colaba, Albiol lo despejó con la mano. Penalti y expulsión, pensamos. Pero la ley de Iturralde eso no lo contempla. Penalti sí, pero expulsión no. ¿Por qué?, nadie lo sabe. Al menos, vio la mano, que ya era bastante. Van Nistelrooy sacó el cohete y machacó la red de Hildebrand. Empate a 1.

Fuera caretas

Tocaba zafarrancho en el Bernabéu. El público se calentó, y el Bernabéu se convirtió en una caldera. Fuera máscaras, y todos arriba. Robben, como si del mejor Bolt se tratara, se marcó tres jugadas espectaculares por la banda que finalizaron con el ¡uy! del público de Chamartín. Moretti todavía sigue buscando al galgo holandés que demostró que Robinho puede ir cogiendo el paraguas y marcharse a Inglaterra.

Para poner más difícil la remontada, el actor Iturralde le sacó la segunda tarjeta amarilla a Ruud Van Nistelrooy. No importaba. Todos al ataque era la consigna y así se consiguió el segundo. Con dos balones, sí señor. Un testarazo de Diarra que casi revienta el larguero le cayó en los pies a Sergio Ramos que dentro del área pequeña machacó el segundo para los de Schuster.

En un acto de excitación total, el Real Madrid se desmelenó por completo. Con nueve jugadores y 70.000 en la grada, el equipo cogió un impulso que le valió para conseguir dos goles. De la Red desde la frontal del área dibujó una rosca meteórica con dirección a la portería del Valencia. Golazo espectacular del canterano que casi hunde el Bernabéu. Apoteósico. A renglón seguido Higuían hacía el cuarto. Ante Hildebrand, le recortó y le remató. Locura en Chamartín y Supercopa en el bolsillo, con nueve futbolistas y a pesar de Iturralde. De infarto. Jugadores y afición comulgaban como nunca y, a pesar del gol final de Morientes que ponía el 4-2, el Real Madrid acabó con la Supercopa en sus vitrinas y con una sensación de casta y ganas de victoria que honró como se merece la camiseta del mejor club del mundo. Primer título conseguido. Enhorabuena supercampeones.



Ficha Técnica:

Real Madrid: Casillas, Ramos, Pepe, Heinze, Torres (Drenthe 63"), Diarra, Guti (De la Red 79"), Van der Vaart, Robben, Raúl (Higuain 80"), Van Nistelrooy

Valencia: Hildebrand Miguel, Alexis, Albiol (Morientes 81"), Moretti, Baraja, Albelda, Joaquín (Pablo 67"), Silva, Mata (Vicente 59"), Villa

Goles:0-1 Silva (32"), 1-1 Van Nistelrooy (pen. 49"), 2-1 Sergio Ramos (76"), 3-1 De la Red (85"), 4-1 Higuain (88"), 4-2 Morientes (90")

Árbitro: Iturralde González. Expulsó a Van der Vaart (39") y Van Nistelrooy (72"). Amonestó a Albiol (48"), Van Nistelrooy (53" y 72")

Estadio:Santiago Bernabéu. Casi lleno, 70.000 espectadores.

Incidencias:Se guardó un minuto de silencio por las víctimas del accidente de Barajas.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información