Ir a versión clásica Ir a versión móvil

1960: La polémica acabó con la Edad de Oro del Real Madrid

  • Repasamos los mejores momentos de la historia del Real Madrid a través de sus fotos
Jaime de Carlos - El Reportaje
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Toda historia tiene un principio y un final. Y la 'Edad de Oro' del Real Madrid en Europa no fue una excepción. Tras dominar el gran torneo continental en sus primeros cinco años llegó el momento de que el equipo español dejara sitio en el palmarés para los demás equipos. Aunque la forma de apartarse fue bastante desagradable, pues quedó una cierta sensación de que quizá la racha legendaria se podría haber ampliado en 1961 de no ser por los polémicos arbitrajes de los británicos Mr. Ellis y Mr. Leafe, dos colegiados que pasaron a la historia por sus decisiones.

Puede parecer indigno de un pentacampeón justificar una eliminación por la culpa de los árbitros, pero las crónicas de la época así lo indican. El Real Madrid no pudo progresar en su objetivo de ganar su sexta Copa de Europa consecutiva porque estos dos trencillas británicos le pusieron las cosas realmente complicadas. Pero volvamos al origen de los acontecimientos, porque la temporada 1960/61 comenzó casi como acabó la edición de la temporada anterior: con una eliminatoria entre los dos grandes equipos del fútbol español, el Real Madrid y el Barcelona. O lo que era lo mismo, el campeón de Europa de 1960 contra el ganador de la Liga de ese mismo año.

Como ya pudimos comprobar en nuestro repaso de la trayectoria hasta la 'Quinta' Copa de Europa, merengues y culés se enfrenaron la campaña previa en las semifinales de la competición. Y a pesar de que los azulgranas eran favoritos por su mayor regularidad en el campeonato español, el Real Madrid logró superar con más facilidad de la esperada este difícil escollo, ya que se impuso en casa y a domicilio por idéntico tanteador, 3-1. Por eso los barcelonistas vieron como una magnífica oportunidad que el sorteo les volviera a emparejar a las primeras de cambio, ya que les facilitaba una opción inmejorable para conseguir 'venganza'.

Como ya ocurriera también sólo unos meses antes el partido de ida se jugó en el Estadio de Chamartín. Y casualidades del destino, el encargado de arbitrarlo fue Mr. Ellis - en la imagen inferior se le ve saltando al campo junto a los dos equpos -, quien ya había estado al frente del Barcelona 1-3 Real Madrid del año anterior. Sin embargo, nadie hacía presagiar la 'faena' que le iba a hacer este hombre al campeón, pues el equipo madrileño tuvo un inicio inmejorable y a los 32 minutos de juego ya vencía por 2-0 gracias a los goles de Gento y Mateos. Todo parecía que iba a ser tan sencillo como la temporada, anterior, pero el encuentro cambió irremediablemente en una segunda parte para olvidar.

El británico Mr.Ellis dirigió el partido de ida en el Santiago Bernabéu
El colegiado británico Mr. Ellis dirigió el polémico partido de ida que se disputó en el Santiago Bernabéu (1960)

En la segunda mitad el juego del Barcelona se endureció y Mr. Ellis les permitió este fútbol brusco. Según el propio Mateos llegó a tolerar que los jugadores azulgranas le zarandearan después de tomar alguna de sus decisiones. Así, los catalanes se mostraron más confiados y aprovecharon que el Real Madrid no se animaba a rematar el partido para poner la igualada en los 20 minutos finales. Primero Suárez logró recortar distancias de falta directa en el minuto 72 y a falta de dos minutos para el final empató de penalti tras una polémica jugada. En ella el delantero Kocsis recibió el balón en claro fuera de juego, por lo que el juez de línea así lo marcó. Sin embargo, Ellis - que minutos antes había anulado un dudoso gol a los culés - hizo caso omiso y dejó seguir la jugada. El azulgrana se plantó ante Vicente y este le acabó derribando fuera del área, pero el inglés lo señaló como penalti y luego Suárez no falló.

Un fallo lo puede tener cualquiera, por lo que el Real Madrid tampoco protestó mucho y se limitó a trabajar para lograr la clasificación dos semanas después en el Camp Nou. Pero no pudo conseguirlo, y eso que marcó los goles suficientes para ello. Todo porque Mr. Leafe - otra casualidad, el mismo que arbitró el Madrid - Barcelona de Copa de Europa del curso previo - no quiso. ¿Y por qué? Pues porque no concedió hasta cuatro dianas de los madridistas, dos de Del Sol, una de Puskás y otra de Di Stéfano. Las crónicas de la época aseguraban que uno era ilegal, otros dos debieron ser válidos y el otro fue dudoso. Es decir, que a la hora de tomar las decisiones se mostró realmente 'casero' y fue clave en la victoria culé.

En lo que respecta al resultado, el Real Madrid mereció marcar el primero, puesen la primera parte Canario fue derribado tras entrar en el área, aunque Del Sol cogió el rechace y logró anotar. Sin embargo, el trencilla señaló increíblemente falta del jugador madridista. Así, poco después el Barcelona marcaba el primer gol después de que un disparo de Vergés fuera desviado sin querer a la red por Pachín. Con el 1-0 se llegó al descanso y tras la reanudación los blancos continuaron buscando el empate, el cual consiguió Di Stéfano tras un pase de Puskás. El problema es que Leafe lo anuló por fuera de juego y poco después Evaristo lograba anotar el 2-0.

Con un marcador tan desfavorable el Madrid no perdió la fe y logró marcar otros tres goles, aunque el colegiado sólo dio por válido el de Canario en el minuto 86. Antes Pachín anotó uno que fue anulado por un fuera de juego inexistente y posteriormente Gento realizó un disparo que superó la línea de gol antes de que Gracia consiguiera despejarla. Pero el árbitro se hizo el 'loco' y no concedió el tanto que hubiera llevado a ambos equipos a jugarse el desempate. De hecho ni siquiera quiso descontar tiempo y se apresuró a señalar el final del partido con el 2-1 que consumaba la eliminación merengue. De nada sirvieron las protestas del equipo madrileño, porque por primera vez estaba apeado de Europa, y el que le había dejado fuera era su gran rival con la ayuda de dos  ingleses que pasaron a la historia por sus pésimos arbitrajes.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información