Arte


¿En quién se inspiró Dalí para dejarse sus peculiares bigotes?

La imagen de Salvador Dalí es prácticamente inserable de sus casi infinitos bigotes. Tal era su pasión por ellos que el artista catalán incluso le dedicó su obra 'Dali's Moustache'. Sin embargo, pocos saben que el motivo del peculiar estilismo de sus bigotes se lo debe a particular duelo con los del filósofo Friedrich Nietzche, ya que Dalí intentó mejorar los del alemán, tal y como confesó en su libro 'Diario de un genio':

Salvador Dalí


"En tres días terminé de asimilar y digerir a Nietzsche. Finalizada tan opípara comida, sólo me faltaba abordar un detalle de la personalidad del filósofo, un último hueso que roer: ¡sus bigotes! Más tarde, Federico García Lorca, fascinado por los bigotes de Hitler, proclamaría que «los bigotes constituyen la constante trágica del rostro del hombre». ¡Hasta en los bigotes iba yo a superar a Nietzsche! Los míos no serían deprimentes, catastróficos, repletos de música wagneriana y de brumas. Serían afilados, imperialistas, ultrarracionalistas y apuntarían hacia el cielo, como el misticismo vertical. como los sindicatos verticales españoles".

De esta forma, el ampurdanés hizo de sus bigotes su mayor signo de identidad, hasta el punto de haber sido elegido como el 'bigotudo' más famoso de la historia. En una encuesta en la que participaron 14.000 hombres usuarios del portal 'MSN UK' el del artista fue elegido como "el mejor bigote de todos los tiempos" por encima de otros relevantes como el del luchador Hulk Hogan, el del matemático y físico Albert Einstein y, precisamente, el del filósofo teutón Friedrich Nietzche.