Arte


¿Qué curiosas manías condicionaban al escritor Truman Capote?

Truman Capote (1924-1984) logró durante su vida dejar su impronta como periodista y escritor. Entre su legado se encuentran grandes obras literarias como 'Desayuno en Tifanny's' (1958) o 'A sangre fría' (1966), aunque este hombre también pasó a la historia por tener una peculiar personalidad marcada por llamativas manías. De hecho, éstas condicionaban totalmente su vida, ya que le obligaban a seguir unos métodos de trabajo bastante particulares. Por ejemplo, Capote se autoimponía la prohibición de terminar algún trabajo los viernes, pues entre sus supersticiones estaba la de los viernes y 13, ya que sufría de 'triscaidecafobia', la animadversión a este número.

Además, procuraba no apagar más de tres colillas seguidas en el mismo cenicero, de forma que se obligaba a vaciarlos cada poco tiempo o incluso se guardaba algunas en los bolsillos. Y también tenía una extraña norma a la hora de viajar en el avión, ya que no toleraba ir acompañado en el mismo vuelo de dos monjas que fueran sentadas juntas. Si veía a dos religiosas en el aparato prefería no subir a él para evitar lo que consideraba mal fario. Detalles que no fueron más que la punta del iceberg de una persona fascinante que decía de sí misma "soy alcohólico. Soy drogadicto. Soy Homosexual. Soy un genio".

 




Estos temas también te interesarán: Arte_truman Capote_manias_fobias_escritor_periodista_numero 13_monjas_ceniceros_colillas

Comentarios