Ciencia


¿Cuál ha sido la bomba más potente creada por el ser humano?

Aunque por fortuna ni Estados Unidos ni la URSS se atrevieron a dar el paso de declararse la guerra, la llamada 'Guerra Fría' fue terreno abonado para que los ejércitos de las dos superpotencias avanzaran en su carrera armamentista durante varias décadas. Así, la Unión Soviética impresionó al mundo el 30 de octubre de 1961 al efectuar una prueba con la que es todavía, 53 años más tarde, la mayor bomba detonada en la historia de la humanidad. El artefacto se denominó 'Bomba del Zar' (Tzar) y tenía unas características que asustaban por sí solas: 15 toneladas, 15 metros de altura y tres de diámetro y una potencia de 50 megatones, 3.800 veces más que las de Hiroshima o Nagasaki y el equivalente al doble de energía solar que recibe la Tierra en un segundo.

Sin embargo, su diseño inicial estaba pensado para alcanzar el doble de megatones (100), aunque los ingenieros rusos optaron por reducir su potencia para evitar una gran contaminación radiactiva en la zona donde fue probada, el archipiélago ruso de Nueva Zembla. Se calcula que su estallido elevó la temperatura millones de grados en las proximidades y que podría haber causado quemaduras de tercer grado a toda persona que hubiera estado a 100 kilómetros a la redonda del epicentro. Además, la onda de choque giró alrededor del planeta en tres ocasiones, su nube en forma de hongo alcanzó los 64 kilómetros de altura y su energía emitida se pudo ver a 1.000 kilómetros de distancia. Por suerte la prueba quedó simplemente en eso y la URSS no volvió a emplear un artilugio similar, aunque dejó para la posteridad un increíble registro sobre los límites bélicos del ser humano.