Ciencia


¿Por qué es habitual anteponer el beneficio inmediato al futuro?

El ser humano es impaciente por naturaleza a la hora de valorar las opciones de futuro. Así se desprende de un estudio realizado por científicos de las universidades de Stanford y Pensilvania (EE.UU) tras analizar el autocontrol de 182 voluntarios. En su prueba los analistas sometieron a los participantes a un cuestionario en el que les planteaban cuestiones como si preferían recibir cinco dólares hoy u ocho en 45 días o cero dólares hoy y ocho en 45 días. Los resultados evidenciaron que existe una tendencia natural a valorar más los beneficios inmediatos, por lo que el ser humano normalmente da más importancia al placer actual que a los costes derivados del mismo a largo plazo. Algo que, por otra parte, vendría dado más por la formulación del problema que por un conflicto relacionado con la fuerza de voluntad de cada uno.

Además, el estudio reflejó que la pregunta más larga, pero más explícita provocó que un mayor número de participantes escogieran la recompensa más valiosa y tardía. Tras efectuar los cuestionarios, 23 de los participantes que mostraron un comportamiento similar a la hora de responder las preguntas fueron sometidos a un examen de su actividad cerebral mediante una resonancia magnética funcional. Los datos recopilaros mostraon que el hecho de elegir el mejor premio y más lejano no se asociaba a una mayor activación de las zonas cerebrales relacionadas con la fuerza de voluntad, por lo que este grupo de científicos cree que "vincular el futuro al presente podría facilitar decisiones más sabias".

Mujer con dudas