Ciencia


¿Por qué la cara de enfado es igual en todas las personas?

Las emociones y sentimientos son una característica universal de todos los seres humanos, independientemente de su raza, cultura o religión. Así, las expresiones corporales y gestos también suelen ser muy parecidos a la hora de expresar estas sensaciones, por lo que un grupo de investigadores norteamericanos y australianos han intentado ir más allá tras preguntarse las razones de este fenómeno. Para ello se han basado en uno los sentimientos más habitual, el de enfado, pues a la vez es uno de los más reconocibles. Y es que toda cara enfadada implica unos labios apretados, una barbilla tensa y apuntando hacia arriba, frente arrugada, mandíbula prieta y frente fruncida.

Según el director de este estudio', Aaron Sell, "la del enfado es una expresión universal, pues incluso niños con ceguera congénita ponen ese rostro a pesar de no haber visto ninguna". Por lo tanto no se trata de un gesto que se haga por imitación, sino que es el resultado de una búsqueda de una negociación cuando hay un conflicto de intereses. Lo que viene a decir esta cara es que quien la pone tiene un problema que no es aceptable y que no se calmará hasta solucionarlo, siendo capaz incluso de hacer daño al otro. Por consiguiente, esta expresión no es más que una exageración de los propios rasgos para demostrar agresividad y fuerza, con el fin de dejar claro a los demás de que estamos dispuestos a luchar físicamente si la situación lo requiere.

 Niño enfadado