Ciencia


¿Por qué no podemos hacernos cosquillas a nosotros mismos?

¿Por qué no podemos hacernos cosquillas a nosotros mismos?

La investigadora Sarah-Jayne Blakemore y sus colegas del Instituto de Neurología del University College de Londres se hicieron esta pregunta hace tiempo. Y para obtener la respuesta estudiaron con un escáner el cerebro de 16 personas mientras intentaban provocarse cosquilla en la palma de la mano. Después repitieron el experimento haciendo que otro sujetos se las hicieran.

De esta forma se dieron cuenta de que las áreas que responden al tacto y al placer se activaron mucho menos cuando se las hacía uno mismo, tal y como señaló la revista 'NeuroReport'. Así, llegaron a la conclusión de que la estimulación táctil provocada por uno mismo se atenúa porque el sistema sensorial predice las sensaciones y consecuencias que van a producirnos nuestros movimientos en el mismo momento en que el sistema motor da la orden de llevarlos a cabo. Por tanto, no se produce el factor 'sorpresa' que provoca la curiosa sensación de las cosquillas.