Curiosidades


¿Cómo funciona el corredor de la muerte?

¿Cómo funciona el corredor de la muerte?

Después de ser condenado a pena de muerte, el preso vive en el corredor de la muerte. Pero no existe corredor: el espacio está compuesto por celdas y un área para ver televisión que, además, tiene una mesa y una ducha. Y él puede quedar fuera de su celda entre las 7 y las 23 hs.


La espera para la ejecución se puede demorar años, incluso después de la condena final. Por eso, el preso tiene a disposición una serie de actividades. Puede trabajar en la cantina o en la lavandería de la prisión, hacer ejercicios físicos y participar de cultos religiosos.


Durante la espera, los condenados reciben visitas, pero nunca tienen contacto directo. También mantiene charlas con su abogado, pues siempre está presenta la posibilidad de presentar apelaciones.


Cuando la fecha de muerte se determina, el condenado es trasladado a un “área de vigilia”, un espacio con pocas celdas, donde pasará su última semana de vida. El preso está  todo el día encerrado, vigilado por dos guardias. Sólo sale para asearse y ver a sus padres, abogados y psicólogos.


Estando próxima la ejecución, y con autorización del director de la prisión, el preso puede conversar con la familia frente a frente.


Antes de la ejecución el preso tiene derecho a decir sus últimas palabras, esas palabras son registradas. Después, va para la cámara, donde los testigos ven la ejecución.