Historia


¿De qué curiosa forma Barbanegra lograba atemorizar a sus enemigos?

¿De qué curiosa forma Barbanegra lograba atemorizar a sus enemigos?

El pirata Edward Teach 'Barbanegra' ha pasado a la historia como uno de los más temibles corsarios de principios del s.XVIII. Parte de su mística radicaba en su peculiar apariencia a la hora de entrar en combate, pues según cuentan las crónicas, era un hombre muy alto y fuerte que tenía una peculiar estrategia para infundir temor y respeto en sus rivales.

 Y es que, al parecer, antes de lanzarse a la batalla se colocaba cerillas encendidas bajo el sombrero. Eran unos largos palillos de cuerda de cáñamo mojado en salitre y agua de sal que ardían muy lento, por lo que creaban un humo alrededor de su cara que, junto a su poblada barba y sus feroces ojos, le hacían parecer un "demonio salido del infierno". Además, también acostumbraba a portar tres pistolas cargadas y listas para usar, así como varias dagas situadas en su cinturón.





Estos temas también te interesarán: Historia_barbanegra_secreto_parecer_mas Fiero_humo_cerillas

Comentarios