Mundo


¿Por qué razón los habitantes de Kiribati podrían tener que 'mudarse'?

Vivir en uno de los pequeños paraísos de la Tierra también tiene un precio. Y es que los habitantes de Kiribati, una pequeña nación insular del Pacífico, son conscientes de que su minúscula isla podría tener los años contados. Según los registros científicos el nivel del mar que rodea los 32 atolones de Kiribati está subiendo a un ritmo de 1,2 centímetros anuales. Esto es consecuencia del flujo de corrientes oceánicas, lo que supone una velocidad cuatro veces mayor que el promedio mundial. De mantenerse esta tendencia se estima que en 2100 la isla será sumergida bajo las aguas, aunque otros cálculos  hablan incluso de 20 o 30 años, en función de los efectos del cambio climático.

Por ello, el Gobierno de este pequeño país con 103.000 habitantes ha comprado en la isla Vanau Levu (Fiyi) una gran parcela de 20 kilómetros cuadrados cubierta de bosques. La idea proviene de un plan de seguridad para los ciudadanos de Kiribati, pues la nación poco a poco se empieza a preparar por si en unas décadas hubiera que 'mudarse' a los nuevos terrenos. Sin embargo el cambio no será sencillo, pues la nueva isla se encuentra a 2.000 kilómetros de distancia de su tierra. Problema que no evitará que más tarde que pronto haya que tomar la difícil decisión, ya que a día de hoy ya se empiezan anotar los efectos de la subida del mar en los cultivos y el agua dulce, los cuales se están contaminando por la sal marina. 

 Kiribati