Mundo


¿Puede un perro fallecido ser visitado en un velatorio?

El amor de algunas personas por sus mascotas puede hacer que incluso las traten como una persona más. En Puerto Rico se ha dado un nuevo ejemplo de ello con el caso de Brownie, un perro que falleció recientemente después de haber pasado cuatro años junto a Eusebio Carrasco, el dueño de una funeria. Tal fue la  pena del hombre cuando supo de la muerte del animal que decidió prepararle un velatorio como si de una persona se hubiera tratado. Así, el animal fue visitado por decenas de personas y después recibió una misa homenaje y fue enterrado en el patio de la propia funeraria.

 

Según afirmó el hombre "he querido promover el amor por las personas. Quiero que las personas entiendan que nuestras mascotas son parte de nuestra familia y que cuando mueren merecen ser respetados como si fueran un hijo. Amor es amor". De hecho, Carrasco también ha adelantado su intención de realizar este tipo de velatorios para todos los dueños de mascotas que así se lo pidan a cambio de una cifra que rondará entre los 1.500 y los 2.000 dólares.