Salud


¿Cómo actúa un comprador compulsivo?

Enero es un mes de rebajas, por lo que es un momento donde determinadas conductas consumistas afloran. Y es que, según el Hospital Universitario Bellvitge de Barcelona, entre el 6 y el 7% de los ciudadanos de los países desarrollados sufren el fenómeno que se conoce como 'compra compulsiva'. El mismo suele afectar a personas de mediana edad, de unos 40 años; si bien su presencia se puede detectar en los primeros años de la fase adulta. Entre sus 'síntomas' está la compra recurrente y compulsiva sin mediar necesidad material, lo que puede derivar en problemas económicos de la persona que lo padece.


Según los datos existentes, se trata de un problema que afecta de igual manera a los hombres y a los mujeres, aunque en el caso masculino se suelen comprar productos tecnológicos, electrónicos o música; mientras que las féminas prefieren optar por ropa, perfumes o joyas. De todas formas, para que se considere una actividad patológica debe ser una conducta estable y prolongada en el tiempo. Según Susana Jiménez, responsable de la Unidad de Juego Patológico y otras Adicciones Comportamentales del citado hospital, este comportamiento se diferencia claramente del simple 'hobby' que puede implicar el acto de la compra.

"El acto de compra tiene cuatro fases. Una primera de alerta en la que el producto nos atrae visualmente. En la segunda se recopila información sobre él, en la tercera se evalúan diferentes aspectos como el precio o su utilidad, y en la cuarta se compra. En el caso de los compradores compulsivos se pasa directamente de la primera fase a la cuarta" asegura. Así, normalmente el comprador compulsivo pierde interés por el objeto con la misma rapidez con la que lo ha comprado, pues cuanto más consume peor se siente. 

Sin embargo, habitualmente pasan hasta seis años de media hasta que la persona se da cuenta de su problema y decide pedir ayuda médica. Una vez que el paciente pasa por consulta se sigue un protocolo integrador para tratar el problema, con un porcentaje de éxito de hasta el 70-75%. Lo que no impide que sea una cuestión realmente difícil, pues en muchas ocasiones este comportamiento compulsivo tiene su origen en trastornos alimentarios,  de ansiedad, de depresión o en diferentes adicciones.