Salud


¿Por qué en ocasiones beber algo frío da dolor de cabeza?

No son pocas las personas que aseguran que en alguna ocasión han experimentado un dolor de cabeza justo tras tomar una bebida o refresco frío. Esto tiene una explicación científica, y es que el líquido al entrar en el organismo provoca un repentino cambio de temperatura, afectando también al cerebro. Para compensar esta bajada momentánea de temperatura el cerebro incrementa la irrigación sangúinea de la arteria anterior cerebral y la dilata para intentar recuperar la temperatura que tenía hasta el momento antes a ingerir la bebida. Esto puede generar un cambio de presión en el órgano, de forma que se produce un dolor de cabeza fugaz que dura hasta que el cerebro recupera su temperatura óptima y relaja sus arterias para rebajar la presión creada.

Por ello es aconsejable comenzar a tomar las bebidas frías de forma pausada, evitando así que se produzca un 'golpe' repentino por el contraste entre la temperatura del cuerpo y la de nuestra cabeza. Sin embargo, en ocasiones este fenómeno será casi inevitable, pues hay personas que son más propensas a sufrir migrañas. Un estudio publicado en 2002 aseguró que esta situación es más habitual en las mujeres y que hay una asociación significativa entre estos dolores de cabeza y la propensión a las migrañas. En el trabajo, llevado a cabo entre 669 mujeres con edades situadas entre los 40 y los 74 años evidenció que cerca del 8% de ellas padecía un dolor de este tipo justo después de beber un vaso de agua muy frío. Así, según los resultados la migraña activa podría facilitar esta percepción del dolor en la frente inducido por el estímulo "palatal frío".

Mujer bebiendo agua