Salud


¿Puede una enfermedad hacer que una persona huela a pescado?

Ellie James es una mujer de 44 años normal, al menos a simple vista. Porque todo el que se acerca a ella comprueba cómo huele de una forma muy peculiar. En concreto, a pescado podrido. Y es que James padece de trimetilaminuria, una enfermedad que provoca que la enzima flavinmooxigenasa (FMO3), encargada de descomponer ciertos compuestos, no funcione bien y genere un horrible y penetrante olor similar al que desprende el pescado en descomposición. En el caso de nuestra protagonista, sus padecimientos comenzaron hace 14 años, cuando siguió un largo tratamiento con antibióticos que afectaron a su cuerpo y en especial a la citada FMO3.

"Puedo oler a un dulce muy intenso -como a perfume barato. o a basura podrida, goma quemada. Es como un producto químico, algo así como azufre o aguas residuales" asegura Ellie en una entrevista a la BBC. Así, la mujer comenta que en estos años ha aprendido a controlar un poco su problema, ya que "si evito alimentos con un alto contenido de colina (o trimetilamina) puede ayudar mucho, aunque no lo elimina". Sin embargo, lo peor de todo es que este síndrome todavía no posee cura y los tratamientos no suelen dar buenos resultados, aunque al menos el diagnóstico puede ayudar a convivir con la enfermedad. Y es que en algunos casos las personas que la padecen sin saberlo tienden a lavarse varias veces al día, lo que puede provocar severos daños en la piel.

Mujer con mal olor