Sociedad


¿Cuál es el increíble divorcio más caro de la historia?

Un divorcio siempre es un motivo de pesar, pero si el protagonista además es millonario el disgusto puede ser doble. De ello puede dar fe el oligarca ruso Dmitri Rybolovlev, quien en los últimos días ha dado por concluido su matrimonio de 23 años con su hasta ahora esposa, Elena. Tras dirimir en el Juzgado de Primera Instancia de Ginebra (Suiza) las cifras económicas de esta ruptura, el magnate tendrá que pagarle a su ex pareja la friolera de 3.200 millones de euros. Dinero que se repartirá entre el pago inmediato y en efectivo de 120 millones de euros, una pensión trimestral de 370.000 euros más, la propiedad de una mansión ultra selecta de Ginebra y de dos chalets en la estación de esquí de Gstaad, así como de numerosas obras de arte "de inmenso valor".

Tras conocerse la decisión de los jueces, el abogado de Rybolovleva, Marc Bonnant, ha asegurado que "es una victoria completa que demuestra que nadie puede ponerse por encima de las leyes". Aunque eso sí, también aclaró que espera que el millonario presente un recurso en los próximos 30 días pues el veredicto aún no tiene carácter definitivo. Actualmente Dmitri Rybolovev es conocido por ser la fortuna número 147 del mundo gracias a un patrimonio estimado en cerca de 7.200 millones de euros. Sin embargo, esta decisión judicial amenaza con privarle de la mitad de su fortuna y con convertirle en el protagonista del divorcio más caro del mundo; superando con mucho los 1.700 millones de euros que Rupert Murdoch tuvo que entregarle a su segunda mujer, Anna Torv.

Dmitri Rybolovlev y su ex mujer Elena