El pasaporte vuelve a dejar a Slaughter en el 'alero'

  • El norteamericano est谩 pendiente de la normativa sobre los 'cotonous'
El norteamericano est谩 pendiente de la normativa sobre los 'cotonous'
 Defensa Central Defensa Central

La temporada pasada no fue del todo buena a nivel personal para Marcus Slaughter. El jugador americano empez贸 la campa帽a siendo el jugador n煤mero 13 en al rotaci贸n, incluso se planteo su salida en diciembre del a帽o pasado para marcharse al Maccabi y poder disfrutar de m谩s minutos, pero el norteamericano finalmente se quedo en el Palacio a las 贸rdenes de Pablo Laso.

Cuando el t茅cnico tuvo que echar mano de Slaughter, 茅l no le defraud贸 y le demostr贸 al entrenador que merec铆a un hueco en la rotaci贸n del equipo. A pesar de que ten铆a por delante a jugadores como Felipe Reyes, capit谩n del equipo, y a Gustavo Ay贸n. El jugador mexicano ha realizado una de sus mejores temporadas de su vida y era indiscutible en el sistema de Laso. A mitad de temporada Marcus comenz贸 a tener m谩s minutos y no desaprovech贸 la ocasi贸n. Se hizo un sitio en el equipo y acab贸 siendo un jugador importante en al consecuci贸n del p贸ker de t铆tulos聽del Real Madrid.

Ahora聽todo se ha vuelto en su contra de nuevo. Tras la nueva normativa impuesta por el Consejo Superior de Deportes, Slaughter ha perdido su condici贸n de 'Cotonou', que le permit铆a jugar en el club blanco sin contar como extracomunitario. En principio a 茅l no le afecta la聽reglamentaci贸n porque todav铆a tiene contrato en vigor, pero a partir del a帽o que viene, si no encuentran una soluci贸n, Slaughter tendr铆a muy complicado continuar en el Real Madrid.

El club tambi茅n esta pendiente de esta normativa, ya que en el caso de que Marcus dejara de beneficiarse de su condici贸n de 'Cotonou' no tendr铆a m谩s remedio que dejar al p铆vot norteamericano como jugador n煤mero 13 de la plantilla o facilitarle la salida a otro equipo. Ay贸n es indiscutible y este verano se han hecho con los servicios de Thompkins, por lo que las plazas de extracomunitarios estar铆an ya ocupadas.

La afici贸n no quiere que se marche. Se ha convertido en todo un 铆dolo para el madridismo y durante las celebraciones de los cuatro t铆tulos ha sido uno de los jugadores m谩s aclamados por los aficionados. Con su trabajo dentro de la cancha y la alegr铆a que contagia fuera de ella se ha ganado el cari帽o de todos.