¡Vaya patinazo del Real Madrid!

Los blancos no han podido ganar en casa ante uno de los equipos más flojos de la Euroliga.


Rudy Fernández, basket

Rudy Fernández




A pesar de que no salió de inicio, Luka Doncic fue el rey del primer cuarto. El joven jugador, en apenas cinco minutos, logró la mitad de los puntos del Real Madrid en ese primer acto, 12 para el esloveno para un total de 24 de los madridistas (24-19 min.10).

El segundo cuarto, sin embargo, fue bastante más feo, con menos fluidez. El Madrid se perdía por momentos y no encontraba la tecla para despegarse del Estrella Roja. De hecho, con una serie de aciertos visitantes y de errores locales fue el cuadro serbio el que le dio la vuelta al marcador para ponerse por delante (34-40 min.18). El parcial de los segundos 10 minutos lo decía todo, 15-27 para los visitantes (39-46 min.20).

Todo el mundo esperaba una reacción del Real Madrid en el tercer cuarto tras lo feo que se había puesto el encuentro en segundo. Sin embargo, los de Laso volvieron a atascarse ante la defensa de los serbios. El Estrella Roja se sostenía con los puntos de Rochestie, un jugador al que los blancos no lograban paraban (58-67 min.30).

El Madrid no había dado el callo en el tercer cuarto y sólo quedaban 10 minutos para levantar un resultado tan sorprendente como doloroso para la vista. Eso sí, la entrada en el último cuarto de los de Laso fue mucho mejor que lo visto hasta la fecha. Un 8-0 de salida devolvía al Madrid de verdad al encuentro (66-67 min.32). Rudy empezaba a dar un clinic tanto en defensa como en ataque. Y se notaba.


A pesar de que los blancos habían mejorado sus prestaciones lo cierto es que el Estrella Roja no se fue del partido arrastrado por la ola blanca. Es más, los serbios se repusieron de su mal arranque de cuarto y volvieron a tomar el mando a base de triples (75-79 min.36). El partido se iba a decidir en los tres últimos minutos, a los que se entraba con empate (79-79). Al final, el Madrid volvió a caer en los instantes finales, con un triple de Antic y un saque de banda horriblemente mal ejecutado por Rudy y Felipe Reyes como jugadas estrella. Un patinazo tremendo.