El Madrid, con poco en juego, sólo cedió en los minutos finales

  • Los blancos perdieron en la pista de un Baskonia que se jugaba la vida (86-76).
Causeur Causeur
Causeur
Rub茅n G贸mez Rub茅n G贸mez

El Real Madrid lleg贸 a Vitoria sabiendo que apenas ten铆a cosas en juego en esta recta final de Euroliga. Con el factor campo ya asegurado, Pablo Laso dej贸 en Madrid a jugadores como Campazzo, Tavares o Felipe Reyes, se帽al inequ铆voca de que los blancos pensaban m谩s en el partido de ACB del pr贸ximo domingo ante el Barcelona que en este encuentro.

El Madrid arranc贸 el encuentro con problemas en lo ofensivo. Los blancos no encontraban la manera de anotar y buscaban que Kuzmic, un jugador que apenas ha participado durante la temporada, entrara en din谩mica. El bosnio, con una evidente falta de intensidad, hizo lo que pudo pero pronto se tuvo que ir al banquillo por culpa de las faltas personales (10-5, min 5).

Baskonia, que era el que realmente se jugaba algo a nivel clasificatorio, tampoco es que lo estuviera haciendo mucho mejor pero su mayor intensidad le serv铆a para tomar las primeras ventajas de cierta importancia (19-9, min.7). Cuando aparecieron las rotaciones y con la salida a pista de Carroll el Madrid respir贸 y volvi贸 a anotar con cierta fluidez (22-18, min.10).

El segundo cuarto sigui贸 con el mismo gui贸n. Un Madrid sin la necesidad de pisar el acelerador le aguantaba el pulso a un equipo que se jugaba la vida (30-23, min.15). Los triples de Thompkins y la aportaci贸n ofensiva de un buen Prepelic dejaban todo muy igualado en el intermedio (39-36, min.20).

Si las cosas hab铆an quedado muy parejas antes del intermedio, la salida del tercer cuarto del equipo de Laso fue deficiente. Un parcial de 9-2, tras varios fallos m谩s que evitables de los blancos, le daba a los locales una renta de 10 puntos (48-38, min.24). El Madrid, con esa falta de intensidad, tan evidente como grotesca en algunas acciones, logr贸 mantener esa renta para entrar en el 煤ltimo cuarto sin desconectarse del partido (64-53, min.30).

Una de las premisas que deb铆a tener el Madrid en este partido era que no hubiera ning煤n lesionado. Sin embargo, en el arranque del 煤ltimo periodo un mal giro del tobillo izquierdo de Rudy hizo que el mallorqu铆n se retorciera de dolor. Los de Laso amagaron con marcharse del partido, perdiendo por 16, sin embargo, en un arranque de coraz贸n, el equipo volvi贸 a ponerse a 7 gracias a un parcial de 0-9 (69-62, min.34). Es m谩s, un triple de Carroll en contragolpe arrim贸 a los blancos a solo cuatro puntos (72-68, min.36). A pesar de todo, el Madrid termin贸 por desangrarse por el rebote. La ausencia de Tavares fue clave para que Poirier se hinchara a rebotear en los aros (16 capturas) y con ello se dijera adi贸s a un partido que el Madrid jug贸 porque le obligaba el calendario pero en el que puso las m铆nimas energ铆as.