El Real Madrid patina sin robo culé en el Palacio

  • El Real Madrid Baloncesto perdió 76-82 ante el Barça Lassa.
Real Madrid Baloncesto - Barça Lassa Real Madrid Baloncesto - Barça Lassa
Real Madrid Baloncesto - Barça Lassa
Manuel Calero Manuel Calero

El Real Madrid perdió el Clásico de Liga jugado en el WiZink Center. El objetivo para lograr ganar el basket average era ganar de 17. Una tarea totalmente imposible por la pasividad que mostraron los de Laso. Los blancos, siempre a remolque, tuvieron a Jayce Carroll con 15 puntos como el máximo anotador del encuentro.

Vuelta al lugar del crimen. El Real Madrid se veía las caras con el Barça Lassa en la famosa Liga ACB, en el Clásico, y con el Clásico copero de fondo muy presente. Hubo un ambiente enrarecido para recibir a los culés, como el que acude al lugar dónde se ha hecho un crimen. Eso es lo que ocurrió. Un auténtico robo en la Copa que avisaba a los blancos sobre la que les podía esperar en Liga… Sin embargo, no hubo robo y todo fue limpio. O al menos no de forma tan descarada como aquella fatídica final copera.

El primer cuarto del Real Madrid se puede definir en la bronca (‘lasina’) que les echó Pablo Laso. A partir de ahí se desperezaron y arrancaron la moto. El nivel hasta el momento era muy bajo y hubo hasta un 0-11 de parcial. La reacción madridista, eso sí, fue contundente con un 7-0 de parcial y Pesic se desesperaba. El 3-13 de salida se igualó de forma notoria llegando al empate a 17 y con el famoso Instant Replay apareciendo en el WiZink Center y desquiciando al público. Cuando las cosas se hacen bien, no hay nada que decir y ahí acertó el árbitro en la última posesión pitando el final del encuentro.

Al descanso se fue ganando el Barça Lassa con 40-45 tras una jugada final que marcó diferencias. Jaycee Carroll con 15 puntos y un 3 de 3 en sus triples hizo un segundo periodo superlativo. Sergio Llull con 11 puntos fue el otro gran protagonista ofensivo del Real Madrid en el Clásico. De cerca le siguió Heurtel con 10 siendo el mayor desequilibrio de los culés, tal y como ocurrió en el partido de Copa del Rey.

El Real Madrid Baloncesto volvió a las andadas en el tercer cuarto. Otra vez lento, llegando tarde a todas las jugadas y con los de Pesic cogiendo ventaja. El Barça llegó con facilidad a la línea de tiro y todo lo que tiraba le entraba. Era la diferencia que decantó los 5 puntos con los que terminó abajo el equipo de Laso (57-62). En el último cuarto, el Real Madrid rondó al Barça en el electrónico, pero el equipo azulgrana con dos chispazos y sin hacer nada se colocó por encima del marcador. Se aliaban con el triple y la fiabilidad era máxima. Lo que fallaban unos, lo metían otros. El Madrid quiso morir en la orilla, pero patinó en el Clásico de baloncesto.